El Banco de Inglaterra prevé que la inflación seguirá creciendo en el Reino Unido durante todo el año, hasta situarse de forma clara por encima del 3%, lo que limitará su capacidad de recortar los tipos de interés para hacer frente a la desaceleración económica del país. "El crecimiento de los precios de la energía y de las importaciones empujarán aún más hacia arriba la inflación en los próximos meses", afirmó el gobernador del banco central británico, Mervyn King, tras presentar el informe trimestral sobre inflación del Banco de Inglaterra. El banco central anunció ayer que la tasa interanual del Indice de Precios de Consumo (IPC) se situó en abril en el 3%, justo en el límite por encima del cual la ley británica obliga al gobernador a escribir una carta al ministro de Economía para explicarle las razones de la subida y las posibles soluciones. "Es probable que, con la inflación por encima del 3% durante varios trimestres, tenga que escribir varias cartas al ministro durante los próximos doce meses", indicó King.