El presidente de la Reserva Federal (Fed) estadounidense, Ben Bernanke, asegura que es necesario reformar la regulación financiera de EEUU para reforzar la supervisión de los bancos, fondos de inversión y grandes instituciones financieras. Bernanke destacó que "necesitamos tener estrategia que regule el sistema financiero en su conjunto, en una forma integral, no sólo a sus componentes individuales".
El presidente de la Reserva Federal (Fed) estadounidense, Ben Bernanke, dijo hoy que es necesario reformar la regulación financiera de EEUU para reforzar la supervisión de los bancos, fondos de inversión y grandes instituciones financieras.

"Necesitamos una estrategia que regule el sistema financiero en su conjunto, en una forma integral, no sólo a sus componentes individuales", dijo el responsable del banco central estadounidense en el texto del discurso que pronuncia hoy en un centro de estudios en Washington.

Los comentarios de Bernanke llegan en momentos en que el presidente de EEUU, Barack Obama, y el Congreso comienzan a diseñar sus estrategias para reformar la regulación del sistema financiero, cuyo colapso ha puesto en peligro a la primera economía mundial.

Se espera que en la reunión de líderes financieros que tendrá lugar en Londres este fin de semana se discutan las reformas necesarias en ese frente a escala global y siente las bases para la reunión del G20 que se celebrará en la capital británica en abril.

Bernanke pidió que el Congreso dé el visto bueno a la legislación, de forma que la caída de una institución no genere una situación caótica.

El responsable de la Fed señaló, asimismo, que las instituciones demasiado grandes, cuyo fracaso implica un riesgo sistémico, deberían ser sometidas a una supervisión más rigurosa para impedir que asuman riesgos excesivos.

La presentación del titular del banco central estadounidense en el Consejo de Relaciones Exteriores ocurre en medio de un acalorado debate sobre el intervencionismo público en el sector financiero.

El Gobierno tiene ya una participación mayoritaria en la aseguradora AIG y se ha convertido en un importante accionista de Citigroup, el que un día fuera el mayor banco del mundo.

El pasado fin de semana los senadores republicanos John McCain y Richard Shelby dijeron que el Gobierno debería permitir que algunos de los grandes bancos estadounidenses cierren sus puertas.