El futuro primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, no ha descartado hoy, entre las soluciones para la privatización de Alitalia, que pudiera decidirse su compra por la empresa pública de ferrocarriles, aunque ha señalado que es "una amenaza y no una decisión". Así lo ha señalado Berlusconi a los periodistas en una conversación durante una pausa en la primera sesión de la nueva legislatura, que se ha inaugurado hoy en la Cámara de los Diputados.