El banco británico Barclays, una de las escasas entidades de Reino Unido que logró evitar la entrada del Gobierno en su accionariado durante la crisis financiera, logró un beneficio neto de 9.393 millones de libras (10.795 millones de euros) en 2009, lo que supone más del doble que en el año anterior, informó la entidad.