Las acciones de Bankia ceden con fuerza, llegando a perder incluso el euro de valor por título en los primeros compases.

Bankia encabeza los descensos del Ibex 35 después de que el BCE haya rechazado el plan barajado por el gobierno y que contemplaba la recapitalización de la entidad mediante el uso de deuda pública.  El Ejecutivo habría propuesto llevar a cabo una inyección de 19.000 millones de euros en deuda soberana en la matriz de Bankia, BFA, que podrían posteriormente ser cambiados por fondos del BCE a través de las operaciones de refinanciación a tres meses, lo que evitaría la necesidad de recurrir a los mercados. Según el Instituto Juan de Mariana, las deficiencias de este enfoque son varias: por un lado, las pérdidas de unos pocos inversores privados se trasladan a los hombros de todos los contribuyentes; por otro, el Estado español debe acudir al mercado de deuda a captar un volumen de capital que equivale a la mitad de todo el ajuste presupuestario para este año. Dejando de lado que esta provisión de fondos públicos para BFA-Bankia podría terminar computando como déficit según los criterios de Eurostat y, por tanto, empañaría cualquier intento de reducción de los números rojos para el corriente ejercicio

Con este panorama, la entidad ya acumula desde su salida a bolsa una caída del 73,12%. A estas horas cede un 9,48% hasta los 1,03 euros, aunque ha llegado a perder el nivel del euro en los primeros compases. La casa de análisis Nomura, además, ve la acción mucho más abajo, en los 0,20 euros y, JPMorgan, en los 0,31 euros. Según Álvaro Blasco, Director de atl Capital, “estas valoraciones no son descabelladas, pues Bankia llevará a cabo ampliaciones de capital que serán suscritas por el Estado que supondrá una brutal dilución del accionistas. Los accionistas deberían plantearse si resignarse a vender ahora y perder. No obstante, no valdrá cero porque, con las inyecciones que recibirá, se saneará”.

COTIZACIÓN HISTÓRICA BANKIA:



Los inversores que compraron acciones a través de las oficinas se han convertido en los mayores vendedores. No es de extrañar teniendo en cuenta que, según Javier Barrio, responsable de ventas de BPI, “El inversor de Bankia es el ama de casa, el viejecito… el cliente que tiene dinero en la entidad y se le han colocado acciones asegurándole que conseguiría rentabilidades del 7%. Se engañó a mucha gente de mala manera”. Sin embargo, hoy Bankia Bolsa se convierte en el mayor comprador de títulos de la entidad, en un intento por sostener el valor por encima del euro.




La última consecuencia de la caída de Bankia ha sido la demisión del gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, tachado de no haber evitado la crisis bancaria actual.