Banco Sabadell ha registrado un beneficio de 247,8 millones de euros entre enero y septiembre de 2018, lo que supone una caída del 56,5% respecto al mismo periodo del año pasado, debido a los ajustes por las ventas de carteras institucionales y las provisiones extraordinarias de la migración de su filial británica, TSB.

Resultados de banco sabadell en el tercer trimestre de 2018

En un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Banco Sabadellha informado de que sin tener en cuenta los extraordinarios, el crecimiento del beneficio neto a tipo de cambio constante es del 14,7% interanual, hasta los 647,2 millones de euros.

Los ingresos del negocio bancario del grupo (margen de intereses y comisiones netas) han evolucionado de forma positiva con un crecimiento interanual del 2,2% y del 4,4% en la comparativa trimestral.

El margen de intereses se sitúa en 2.742,7 millones de euros a cierre de septiembre de 2018 y representa crecimiento del 4,1% en el trimestre, y del 0,7% interanual.

La entidad ha destacado el buen comportamiento de las comisiones, con un crecimiento del 5,9% (1,8% sin considerar TSB) impulsadas por las comisiones de servicios y los menores costes extraordinarios de TSB --el crecimiento interanual es de un 8,7%, un 10,8% sin considerar la filial británica--.

El benenficio de Banco Sabadell cae un 56,5%

Por lo que respecta a la ratio de morosidad, ésta continúa reduciéndose y se sitúa en el 4,50% (5,44% ex TSB) y cae hasta el 4,32% (5,20% ex TSB) teniendo en cuenta las ventas de carteras.

La cobertura de activos problemáticos se sitúa en un 56,6%.  Por lo que respecta a la cobertura de dudosos, ésta llega al 57,4% y la cobertura de los activos adjudicados al 55,9%.

Una vez materializadas las ventas de carteras institucionales, el ahorro anual esperado ascenderá a 153 millones de euros  e impactará de forma positiva tanto en el capital como en el beneficio por acción. En el caso de que se mantenga Solvia, dichos ahorros aumentarán hasta los 209 millones de euros.

Por lo que respecta a la posición de capital, la ratio de CET 1 phase-in se sitúa en el 12,1% y fully-loaded en el 11,0% al cierre del tercer trimestre de 2018. Una vez llevado a cabo el cierre de ventas de carteras de activos problemáticos, la ratio CET 1 phase-in se sitúa en 12,3% y fully-loaded en el 11,2%.