A la cita, que será en las instalaciones del Popular en Madrid, están convocados los representantes de los trabajadores de ambos bancos para iniciar las negociaciones. Los sindicatos han pedido un protocolo de fusión que ofrezca garantías a los trabajadores.

Las dos entidades han manifestado que las medidas que afecten a la plantilla derivadas de la compra del Pastor por parte del Banco Popular serán no traumáticas y se pactarán con la representación sindical.