Se espera corrección en la apertura de los mercados europeos un poco como reflejo de la nula jornada que hubo el viernes en Estados Unidos y dentro de la línea de decepción que marcó Trump después de la rueda de prensa. El mercado no se fía mucho de que vaya a cumplir sus promesas electorales y ahí es donde tenemos el gran problema. Todas las bolsas bajan y los futuros americanos marcan descensos. Los bonos aprovechan la coyuntura de dudas para recuperar terreno.