American Airlines se ha visto obligada a cancelar unos 1.000 vuelos debido a las inspecciones que está realizando a su flota de aviones MD-80 para verificar que estos aparatos cumplen los requisitos de la Administración Federal de Aviación (FAA). American Airlines, que opera 2.300 vuelos diarios, explicó que las inspecciones se centran en comprobar los sistemas hidráulicos auxiliares de estos aviones y demás aspectos técnicos que exige la FAA. "Las revisiones no tienen que ver con temas de seguridad", indicó la compañía estadounidense. La cancelación de los vuelos se produjo de forma repentina y aunque las revisiones no deben exceder los 20 minutos por avión, las colas de pasajeros se incrementan en los aeropuertos estadounidenses, principalmente en el de Chicago --donde la aerolínea concentra gran parte de su flota MD80--. La compañía se compromete con los pasajeros que se hayan visto afectados por estas cancelaciones a recolocarlos en otros vuelos, incluso con aerolíneas de la competencia, y pide disculpas a los usuarios por las molestias que estas revisiones puedan ocasionar. No obstante, insiste en que la seguridad de los pasajeros es siempre la prioridad de la compañía.