El comisario de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, afirmó hoy que la economía de la eurozona sigue recuperándose de la crisis financiera y económica que comenzó en verano de 2007, pero alertó de que esta recuperación sigue siendo "frágil" y, hasta que no se consolide, la situación del mercado laboral "no mejorará".
Almunia avanzó que, tras salir de la recesión en el tercer trimestre, la economía de la eurozona continuó creciendo en los tres últimos meses de 2009, aunque falta verificar "cómo de fuerte es ese crecimiento" porque todavía no hay cifras oficiales. Los indicadores de confianza siguen mejorando y la situación de la economía internacional y la tasa de comercio también han evolucionado de forma más positiva que la prevista, señaló.

"Continuamos teniendo una recuperación gradual, no muy fuerte. Es una recuperación frágil. Tenemos un nivel de incertidumbre claramente más alto que en una situación normal", dijo el comisario de Asuntos Económicos tras su última participación en la reunión del Eurogrupo antes de convertirse en el nuevo responsable de Competencia del Ejecutivo comunitario.

Resaltó que en el sistema financiero "muchas cosas han mejorado" pero que persisten los problemas. Así, el crédito a las empresas no financieras "está en cifras negativas" y el dirigido a los hogares sólo es "ligeramente positivo". "Sin una fuerte financiación para la economía real no seremos capaces de sostener el crecimiento" y sin ello "las cifras de empleo y la situación del mercado laboral no mejorarán como deseamos".

Por ello, Almunia reiteró que durante el año 2010 la posición fiscal de la eurozona debe ser "expansiva", es decir, deben continuar las medidas de estímulo económico, y la política monetaria debe mantenerse también expansiva, con tipos bajos. Y reclamó a los Estados miembros que realicen "reformas estructurales" para aumentar el potencial de crecimiento. El Ejecutivo comunitario presentará sus nuevas previsiones económicas actualizadas el próximo 23 de febrero.