Alemania manifestó el martes su creciente inquietud por la subida del euro contra el dólar y otras monedas, en un encuentro que celebraron el lunes y el martes los ministros de Finanzas europeos. Italia también dijo que hay una creencia extendida de que Washington se está adaptando a la idea de que no se debería permitir que la caída del dólar se descontrole, y que Estados Unidos empieza a expresar esa opinión. Esa visión además fue transmitida por Jean-Claude Juncker en el resumen del encuentro de ministros de la zona euro que él presidió. El ministro de Finanzas alemán Peer Steinbrueck denunció la tendencia de los tipos de cambio, que consideró "desordenados", en unos comentarios el lunes. También declaró que el Grupo de los Siete países más desarrollados (G7) podría tener que mostrarse más estricto con respecto a la evolución del dólar, que el 23 de noviembre cayó a un mínimo histórico contra el euro.