Air France-KLM cotiza con descensos superiores al 5 por ciento después de que la aerolínea rebajara el jueves su proyección de resultados para su actual año fiscal. La compañía espera ahora sufrir una pérdida operativa de 200 millones de euros en su año fiscal que finaliza el 31 de marzo debido a una contracción en su tráfico de pasajeros y por la cobertura de sus necesidades de combustible a futuro. Hace tan solo un mes, la aerolínea franco-holandesa anunció que podría obtener un beneficio operativo en su año fiscal, aunque advirtió de que eso dependería del comportamiento del mercado.
Air France-KLM indicó que ahora también espera que sus ingresos desciendan un 6% en su año fiscal 2009-2010, aunque su factura del combustible en dólares debería ser un 20% menor al del año fiscal anterior.

Para capear la situación por la que atraviesa la aerolínea y el sector en general, Air France-KLM va a recortar su inversión en bienes de capital en 1.200 millones de euros durante los dos próximos años, reducirá su plantilla por causas naturales y aplazará la entrega de nuevos aviones.

Air France-KLM ya advirtió en octubre de que no alcanzaría su objetivo anterior de beneficio operativo de 1.000 millones de euros para el año fiscal 2008-2009.

No obstante, la compañía afirma que con una liquidez de unos EUR3.500 millones-EUR4.000 millones a finales del actual año fiscal, confía en poder afrontar los desafíos que se le presenten de aquí en adelante.

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional anunció el lunes que las principales aerolíneas del mundo han perdido hasta US$8.000 millones en 2008, mucho más de los US$5.000 millones previstos, debido a que la situación del sector empeoró significativamente en el cuarto trimestre.