La junta directiva de Air Berlin se ha mostrado satisfecha por los resultados obtenidos durante 2007 y considera que la compañía tiene "potencial" para mejorar su resultado en 100 millones de euros durante este año, lo que permitiría a la aerolínea absorber los aumentos de gastos condicionados por la inflación y el crecimiento. La alemana prevé la supresión de trayectos no rentables, la reducción de frecuencias en trayectos que también son cubiertos por otras empresas del grupo, la fusión del 'yield management' bajo un solo techo, el cambio de los Fokker 100 por aviones turboprop del tipo Q400, así como la reducción de la utilización de 'wet leases' a corto plazo.