Aer Lingus, de la que Ryanair posee un 29,82%, anunció hoy que reducirá sus operaciones en su base de Londres-Gatwick, a partir del próximo 31 de marzo, y ajustará su capacidad anticipándose a "débil demanda", que según la aerolínea se mantendrá durante los primeros seis meses del año. Para ello, la compañía reducirá de cinco a tres aviones A320 la flota destinada en su base del aeropuerto londinense, aparatos que destinará a sus rutas a Málaga, Dublín y Knock y a una nueva ruta a Cork.