Se podría decir que la empresa ganadora del pasado Mundial de Fútbol de Sudáfrica fue Adidas. El fabricante textil alemán obtuvo un beneficio atribuido de 126 millones de euros en el segundo trimestre del año, casi 16 veces más que las ganancias de 8 millones del mismo periodo de 2009, gracias a que sus ventas se dispararon con la Copa Mundial de Fútbol y de la debilidad del euro.

Así, la cifra de negocio neta de la compañía de las tres bandas alcanzó entre abril y junio los 2.917 millones de euros, un 18,7% más, con un crecimiento del 20,2% de la marca Adidas y del 24,4% de Reebok, mientras que la firma de golf Taylor Made facturó un 5,6% más.

Respecto a las distintas áreas geográficas en las que está presente la multinacional, las ventas netas de Adidas aumentaron un 15% en Europa Occidental y un 34,3% en los países emergentes del Viejo Continente, mientras que la facturación mejoró un 14,3% en Norteamérica, un 26,5% en Asia y un 46,2% en Latianoamérica. Por contra, la cifra de negocio retrocedió un 12,5% en China.

De este modo, en los seis primeros meses del año Adidas obtuvo un beneficio atribuido de 295 millones de euros, frente a las ganancias de 13 millones del mismo periodo de 2009, mientras que sus ventas netas aumentaron un 11%, hasta 5.590 millones.

"El consejero delegado de Adidas, Herbert Hainer, destacó los resultados de la compañía en el primer semestre, que explicó por la contribución del Mundial de fútbol y el resurgir de la marca Reebok en el mercado norteamericano.