El grupo Acerinox ha obtenido un beneficio neto de 411,5 millones de euros en el primer semestre del año, lo que supone un incremento del 305,3 por ciento con respecto al mismo periodo de 2006. Este supone el mejor resultado semestral de la historia del grupo, impulsado en gran parte por la fortaleza de la demanda en el mercado de los aceros inoxidables. Según la compañía, esto ha permitido repercutir a los clientes los excepcionales aumentos del coste de materias primas, fundamentalmente del níquel, cuyo precio se ha triplicado desde principios de 2006. Las acciones de Acerinox se han dejado un 1,03 por ciento en bolsa, hasta los 18,30 euros.