El grupo Acerinox ha obtenido un beneficio neto de 411,5 millones de euros en el primer semestre del año, lo que supone un incremento del 305,3 por ciento con respecto al mismo periodo de 2006. Se trata del mejor resultado semestral de la historia del grupo y está impulsado en gran parte por la fortaleza de la demanda en el mercado de los aceros inoxidables. Según la compañía, esto ha permitido repercutir a los clientes los excepcionales aumentos del coste de materias primas, fundamentalmente del níquel, cuyo precio se ha triplicado desde principios de 2006. Las acciones de Acerinox se han dejado un 1,03 por ciento en bolsa, hasta los 18,30 euros.
Acerinox asegura que la fuerte corrección experimentada en los precios del níquel en la Bolsa de Metales de Londres a partir de mediados de mayo afectará al consumo aparente en el tercer trimestre, ya que "los almacenistas tratarán de realizar sus existencias antes de pasar nuevos pedidos". La facturación del grupo consolidado ha crecido en el periodo a 4.313 millones de euros, con un aumento del 77 por ciento respecto al primer semestre de 2006. Mientras, el resultado bruto de explotación (Ebitda) ha crecido un 283,7 por ciento, hasta los 755,01 millones de euros. La producción conjunta del grupo en acería ha alcanzado los 1,314 millones de toneladas, un 4,6 por ciento más que la obtenida en el primer semestre del año anterior. En la contribución por sociedades al beneficio después de impuestos y minoritarios del grupo consolidado, ha destacado su filial americana North American Stainless (NAS) con un 40 por ciento, seguida por la sociedad matriz, Acerinox, con el 34,7 por ciento.