Acerinox inauguró hoy su centro de servicios en Varsovia, desde donde se atenderá la demanda de Polonia, República Checa y Eslovaquia, una región en la que la multinacional española prevé "un crecimiento muy rápido", que supere este año los 94 millones de euros facturados el pasado 2010.