El apetito por el riesgo regresa al mercado avalado por un pre acuerdo entre Grecia y la troika y el pacto para la quita de deuda helena. Esto provoca que Alemania no logre colocar toda la deuda que esperaba y, además, se ve obligada a aumentar el interés ofrecido a sus acreedores.


En concreto, el Tesoro germano ha colocado 3.293 millones en bonos a 5 años, por debajo de su objetivo de colocación de 4.000 millones de euros.

Además, Alemania también se ha visto obligada a aumentar la rentabilidad media de la subasta ha al 0,91% desde el 0,90% de la puja anterior. La demanda ha sido elevada pero no tanto como en la anterior subasta, el ratio cobertura ha sido de 1,8 veces frente 2,8 veces del último examen.