Los futuros de los principales índices de la bolsa de Nueva York anticipan una apertura al alza en Wall Street, ante la tregua firmada por EEUU y China en una guerra comercial que mantenía la tensión en los mercados. Así, en una jornada que al igual que en Europa carece de referencias de relevancia, el Dow Jones podría recuperar los 25.000 puntos, mientras el dólar sigue fortaleciéndose y los precios del petróleo esperan a la OPEP.

Los futuros de Wall Street anticipan una apertura al alza, después de cerrar el viernes con tendencia mixta, en una sesión sin rumbo, sin noticias importantes y, de nuevo, pendiente de novedades desde Washington. El Dow Jones no registró prácticamente cambios respecto a la jornada anterior, en los 24.715,09 puntos, mientras que el S&P 500 bajó un 0,26% y el Nasdaq, un 0,38%.

Durante todo el viernes, los inversores estuvieron pendientes de las consultas que comenzaron en Washington el jueves entre representantes estadounidenses y chinos, para revisar cuestiones comerciales. Estados Unidos había pedido a China un recorte de 200.000 millones de dólares en el superávit chino en su comercio con el país y al tiempo que exigieron a las autoridades de Pekín la adopción de mejores medidas para la protección de la propiedad intelectual.

Pero el sábado, China y EEUU anunciaron que el gigante asiático aumentará significativamente sus compras de bienes y servicios de EEUU, aunque sin hacer mención al objetivo de 200.000 millones que había planteado anteriormente la Administración estadounidense.

Así, “China importaría más energía y productos agrícolas de EEUU para reducir el déficit comercial de 335.000 millones al año en bienes y servicios que EEUU tiene con China. También revisará diversa normativa, incluyendo su ley de patentes. Ambos países seguirán negociando y, por el momento, las tarifas sobre las importaciones que habían anunciado cada uno de estos países sobre el otro no serán aplicadas”, subrayan desde Link Securities.  Al respecto, el secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, indicó que ambas partes están trabajando en un acuerdo que reducirá substancialmente el déficit comercial de EEUU con China.

No obstante, posteriormente el representante Comercial de EEUU, Robert Lighthizer, indicó que EEUU podría todavía recurrir a tarifas arancelarias al igual que a otras herramientas, incluyendo restricciones a la inversión y regulación de las exportaciones, a menos que China lleve a cabo realmente un cambio estructural.

Por otro lado, según Lighthizer, EEUU, Canadá y México se encuentran lejos de cerrar un acuerdo respecto al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA), indicando que hay grandes diferencias acerca de la propiedad intelectual, el comercio agrícola, los niveles de envíos libres de impuestos, reglas sobre el trabajo y otras áreas. En cualquier caso, las partes seguirán negociando.

Y mientras tanto EEUU mantiene abiertos otros frentes comerciales. El pasado viernes, Japón y la Unión Europea informaron a la Organización Mundial del Comercio (OMC) que están dispuestos a tomar medidas de represalia contra EEUU si éste decide imponer aranceles a las importaciones de acero y de aluminio.

Por otro lado, el ministro iraní del Petróleo, Bijan Zanganeh, dijo el sábado que la decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de renunciar a un acuerdo nuclear internacional no afectaría las exportaciones de petróleo de Irán si la UE pudiera salvar el pacto. Hoy tendrá lugar una reunión de la OPEP para valorar la marcha del acuerdo sobre recortes.

Antes de la apertura de la sesión en Wall Street, el precio del petróleo Brent de referencia en Europa retrocede un 0,14%, hasta los 78,40 dólares; mientras que el West Texas estadounidense sube un 0,07%, hasta los 71,42 dólares por barril.

En el mercado de divisas, el euro sigue retrocediendo frente al dólar y se intercambia a 1,175 billetes verdes.

Al igual que en el Viejo Continente, al otro lado del Atlántico la sesión carece de grandes referencias, tanto en el apartado macro como microeconómico.

Así habrá que esperar a que avance la semana para conocer  los PMIs preliminares de mayo en EEUU, Eurozona, Alemania, Francia y Japón (manufacturero), cuya previsión es que se mantengan en niveles estables frente a marzo.

Además, en EEUU se dará a conocer el dato final de mayo de la confianza del consumidor de la Universidad de Michigan, que debería confirmar el dato preliminar, las ventas de viviendas de abril y pedidos del mismo mes, que deberían caer tras la subida en marzo. Por último, la Fed publicará las Actas de la última reunión (2 de mayo).

Durante la jornada de hoy, ninguna compañía de referencia presenta sus cuentas, por lo que la atención en el ámbito empresarial se centra en General Electric, ya que, según rumores de mercado, podría estar próximo a fusionar su área de transporte con Wabtec, una compañía de transporte especializada en sector ferroviario. El resultado de esta fusión daría como resultado una compañía con una valoración superior a 20.000 millones de dólares.

Con todo, los futuros de Wall Street suben en la preapertura. Los del Dow Jones, un 0,91%; los del S&P 500, un 0,56% y los del Nasdaq, un 0,65%.