Los futuros de los principales índices de Wall Street apuntan subidas en la última sesión del año que podría llevar al Dow Jones y al S&P 500 a marcar un nuevo (otro más), máximo histórico.

De confirmarse, sería el 71 máximo del Dow Jones en lo que va de año. Desde el 1 de enero acumula una subida del 25,6%, lo que la convertiría en la más abultada desde 2013.  El S&P, que está a penas a un 0,1% de otro máximo va a terminar 2017 con alzas de más de un 20% y el tecnológico Nasdaq ronda una subida del 30% en este tiempo.

No se espera mucha emoción en una jornada en la que los traders del parqué neoyorkino no parece que vayan a poner mucho empeño. El volumen de los últimos días ha sido de los más bajos del año. Explican los analistas que si Donald Trump decidiera anunciar su plan de inversión en infraestructuras al que podría destinar un billón de dólares, podría animar la contratación.

En la jornada va a destacar, de nuevo, la debilidad del dólar, que cotiza ya en 1,199 frente al euro, lo que va a hacer que sea el peor año para la moneda americana frente a la europea desde 2013.

EURUSD

Aunque no se espera la publicación de ningún dato económico importante, los inversores que aún sigan pendientes de la bolsa se van a fijar en Netflix, que ayer al cierre anunció que planea elevar el sueldo a sus ejecutivos.

Probablemente Apple siga mantenga la atención de los traders tras haber pedido disculpas ayer por ralentizar los dispositivos más antiguos y se ha ofrecido a hacer descuento a todos aquellos que quieran cambiar las baterías.

Aunque no cotiza, la última ronda de financiación de Uber en la que ha entrado la japonesa SoftBank, ha valorado a la compañía de coches con conductor en 48.000 millones de dólares.  

También será importante la evolución del petróleo. El WTI, la principal referencia estadounidense, cotiza en máximos de dos años y medio al haber superado la cota de 60 dólares el barril.