Los principales índices de la bolsa de Nueva York registran descensos, una vez que en Wall Street se ha disipado la euforia de los mercados ante el acuerdo comercial de EEUU y Canadá, al tiempo que se agrava el enfrentamiento entre Italia y la UE.

Bajan los futuros de Wall Street tras cerrar ayer en terreno mixto

Los principales índices de Wall Street abren la sesión con descensos, después de que ayer el parqué neoyorkino cerrase en terreno mixto la sesión de ayer, marcada por el acuerdo alcanzado entre EE.UU y Canadá para sustituir el TLCAN, aunque en la última hora flaquearon algunas firmas tecnológicas.

El Dow Jones baja un 0,04%, el S&P 500, un 0,07% y el Nasdaq, un 0,11%.

Con el Dow Jones en los 26.632,69 puntos, la mayor subida del índice es la de Intel, que repunta un 2,45%, por delante de Exxon y de 3M, que se revalorizan un 0,93% y un 0,70%, respectivamente.

Por el contrario, el mayor descenso es el de Travelers, que pierde un 0,57%, seguido de Boeing, que cede un 0,52% y de Caterpillar, que se deja un 0,51%.

En la sesión de hoy la atención en Wall Street permanece sobre la evolución de las negociaciones comerciales. Los expertos de Renta 4 consideran que “tras la reedición del TLCAN (ahora USMCA, y que deberá ser aprobado por las cámaras de los tres países) todas las miradas vuelven a China, único país con el que por el momento Estados Unidos no ha logrado avanzar hacia un acuerdo comercial”.

En la misma línea, desde Link Securities apuntan que es “factible que en el corto/medio plazo EEUU cierre acuerdos comerciales con Japón y la UE, pero no así con China, donde las posturas, como volvió a mostrar ayer el presidente Trump con sus manifestaciones, están muy enconadas y distantes, principalmente porque ambas potencias se juegan el liderazgo tecnológico en los próximos años”.

Con la crisis en Italia y los descensos de los índices europeos de fondo, los inversores en Wall Street también estarán atentos al discurso que hoy dará en Boston el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell.

Ayer dos miembros del banco central estadounidenses realizaron declaraciones en sendas conferencias. Así, el presidente de la Fed de Minneapolis, Neel Kashkari, que no tiene este año voto en el Comité de Mercado Abierto de la Fed (FOMC), indicó que aún no ve razones para incrementar más los tipos y frenar la economía. Kaskari señaló que, hasta el momento, el recorte de impuestos de la Administración de EEUU no ha disparado el gasto empresarial salvo en el sector del petróleo.

Por su parte, el presidente de la Fed de Boston, Eric Rosengren, que tampoco tiene voto este año en el FOMC, afirmó que cree que los responsables de la política monetaria deberían incrementar los tipos de interés de forma gradual desde una posición acomodaticia, hasta una posición restrictiva. Además, Rosengren señaló que en las tarifas que se están imponiendo entre EEUU y China podría haber incrementos de precios encubiertos por parte de las empresas.

En el ámbito empresarial de Wall Street, destaca la publicación de las cuentas de PepsiCo. Ayer tras el cierre del mercado, la compañía informó de que los ingresos de la compañía subieron hasta los 2.500 millones de dólares, o 1,75 dólares por acción, en el tercer trimestre del año; desde los 2.140 millones del mismo periodo del ejercicio anterior, superando así las estimaciones de los analistas. Los ingresos netos aumentaron un 1,5%, hasta los  16.490 millones de dólares.

Las acciones de PepsiCo bajan un 1,67% en la apertura de Wall Street.

Por el contrario, en el inicio de la sesión al otro lado del Atlántico, las acciones de Tesla suben un 0,47%, después de que ayer registrasen una subida superior al 17% tras conocerse que el presidente de la compañía, Elon Musk, había llegado a un acuerdo con la SEC, el regulador del mercado estadounidense. Musk pagará una multa de 20 millones y no será presidente de Tesla al menos tres años pero podrá ser el consejero delegado (CEO).

La SEC había iniciado una investigación tras las intenciones de Musk de excluir a la compañía de cotizar en bolsa a un precio de 420 dólares por acción aunque después comunicó que este proyecto no saldría adelante, factor que ocasionó un fuerte incremento en la volatilidad de las acciones.

Asimismo, las acciones de General Electric siguen subiendo, lo hacen un 0,29%, tras avanzar ayer más de un 7% en su mejor sesión en tres años y medio tras anunciar el cese de su Consejero Delegado (John Flannery) que será sustituido por Larry Culp (miembro del Consejo de Administración).

Los malos resultados publicados hasta ahora por la compañía y el retraso en la venta de activos han propiciado que la cotización se desplome un 30,7% en el conjunto del año por lo que la capitalización bursátil apenas supera los 105.000 millones de dólares, cuanto en el 2.000 llegó a capitalizar cerca de 600.000 millones.

En la apertura de Wall Street, el euro retrocede frente al dólar y se intercambia a 1,153 billetes verdes.

En el mercado de materias primas, el precio del petróleo Brent de referencia en Europa baja un 0,04%, hasta los 84,97 dólares por barril, tras registrar subidas con las que ha llegado a superar los 85 dólares. Por el contrario, el West Texas sube un 0,15%, hasta los 75,42 dólares por barril.

A pesar de los descensos, el crudo Brent  se mantiene cerca de su máximo desde noviembre de 2014, mientras los mercados se preparaban para un ajuste de los suministros una vez que las sanciones de Estados Unidos contra Irán entren en vigor el 4 de noviembre.