La preapertura en el mercado norteamericano ha sido ciertamente complicada porque hemos tenido una batalla bastante interesante de valoración sobre los efectos del ciberataque que hemos tenido a escala global: se sabía que las empresas de seguridad iban a tener apoyo, pero no se sabía muy bien cómo iban a reaccionar los inversores con las firmas importantes.


Al final, a esta hora, todos los sectores del SP 500 están en positivo liderados por el de energía subiendo un 1,55% y seguidos del de materiales con 1,01%, exactamente lo mismo que estamos viendo en Europa, pero con la diferencia de que aquí todos están en positivo y en Europa tenemos todavía la mayoría en negativo, aunque lejos de los mínimos de la sesión gracias al movimiento norteamericano.

El sector tecnológico no está subiendo tanto como se esperaba, el 0,26%, pero es que al final la lógica ha ganado, así que están subiendo de forma contundente entre el 3% y el 4% los valores relacionados con la seguridad informática, pero Microsoft y Apple están descendiendo, representando un punto negativo para el Dow Jones de industriales.

Algo que nos está apoyando también es haber visto que la confianza de los constructores ha mejorado más de lo esperado, aprovechando ese momento de relajación en el mercado hipotecario al bajar a niveles cercanos a los que había antes de las elecciones norteamericanas, por lo que parece que incrementa el interés por adquirir una vivienda ahora que tenemos un respiro en la financiación, incluso dentro de una subida de tipos de interés cíclica por parte de la Reserva Federal.

En Europa estamos animados por lo que estamos viendo en Estados Unidos, con el sector bancario también subiendo 0,62% y eliminando poco a poco los puntos negativos que tuvimos al comienzo de la sesión, los bancos italianos están pasando a positivo, los franceses también han reducido muchísimo las pérdidas, los británicos están empezando a tirar con incrementos del 2%, los bancos españoles fuertes aceleran las ganancias con el BBVA 1,53% y el Banco Popular sigue desplomándose pero ya no es tanto como esta mañana, en estos momentos un descenso de -4%.

La mejora de los bancos viene también de la mano del precio del crudo, ya que si se las arreglan para subir fuertemente los precios por extensión de los recortes de producción en la OPEP, la presión sobre la inflación acelerará y eso es favorable para el sector bancario.