Gisela Turazzini, cofundadora de Blackbird, analiza la situación técnica de la constructora.  
 
"OHL tiene algo que el mercado no sabe valorar y es el 19% de participación de Abertis que equivale a la capitalización de OHL. La compañía presenta valor intrínseco y es una sensacional idea de trading. 

Tiene un precio de cotización muy barato que viene de su abultada deuda, de 4,8 veces Ebitda. Podemos discutir si en circunstancias normales esta deuda podría suponer un precio bajo, pero si vendiéramos las acciones de Abertis esta deuda se quedaría con un ratio de 2,4 veces, endeudamiento muy bajo para una constructora.

El apalancamiento de OHL está en línea con el sector, siendo la más barata y la menos apalancada. Tiene valor intrínseco. 

En un plano más técnico, si bien es cierto que OHL tiene margen de seguridad, la compañía se encuentra marcando mínimos de 52 semanas y en tendencia bajista. La debilidad implica falta de momento. De momento, seguiremos atentos a su evolución, pero estaremos al margen".