La continuidad de la tendencia alcista está condicionada a que los programas de recompra de acciones sigan operativos. 

Gran parte de la financiación de los programas de recompra de acciones procede de la repatriación de los capitales que tienen en el exterior las multinacionales norteamericanas.

Según los últimos datos publicados, se observa una desaceleración del ritmo de repatriación de flujos. Por lo tanto, lo más probable es que los programas de recompra de acciones también lo hagan.

En este sentido es preciso destacar que el número de programas de recompra anunciados durante los últimos tres meses ha disminuido significativamente.

El aumento de los tipos de interés también dificultará que las empresas aprueben nuevos programas de recompra de acciones.

Por lo tanto, vamos a considerar como escenario más probable que los fondos destinados a los programas de recompra de acciones disminuyan en el futuro próximo, lo que resulta preocupante.

En consecuencia, vamos a considerar como escenario más probable que las bolsas han perdido su tenencia alcista e iniciado un gran movimiento lateral

No disponemos de datos que nos permitan saber como han reaccionado las empresas que tenían programas de recompra de acciones ante los fuertes descensos experimentados en el mes de octubre.

Es probable que los directores financieros hayan reaccionado comprando acciones de sus propias compañías a niveles de precios cercanos a los mínimos marcados en octubre, donde se encuentran las primeras zonas de soporte significativas.

Desde un punto de vista fundamental, si lo han recomprado es porque han considerado que su cotización era inferior a su valor real.

Por lo tanto, vamos a considerar que los mínimos del pasado mes de octubre se encuentran cerca de los mínimos del gran movimiento lateral en el que se encuentra atrapado el S&P 500.

Apple es una de las empresas con uno de los programas de recompra de acciones más importante. Por ese motivo, analizar su gráfico nos puede proporcionar información acerca del comportamiento del mercado.

Apple cayó desde 233,47 hasta 206,09. Este mínimo lo marcó el pasado 29 de octubre.

Desde ahí rebotó, como lo hizo el resto del mercado, y subió hasta 222,36, nivel que alcanzó el 1 de noviembre, y que supuso un retroceso del 0,618 del tramo a la baja previo.

Desde ese máximo la cotización de Apple se giró bruscamente a la baja y volvió a marcar un mínimo en torno a los mínimos del pasado 29 de octubre.

A la vista de este comportamiento vamos a considerar como escenario más probable que Apple siga cayendo y se dirija a la zona 195.

Teniendo en cuenta lo anterior, vamos a considerar como escenario más probable que el S&P 500 vuelva a comprar la fuerza del soporte de los 2.600.