El experto se centra en la compañía de videos en streaming, de la que asegura que no está en un buen momento técnico como para invertir.
Llevaba mucho tiempo sin recibir la atención de algún analista. Netflix fue una de las acciones que mejor se comportó el pasado año con hasta subidas de más del 300%. Estaba de moda y muchos inversores se centraban en su desempeño sobre el parqué neoyorkino. Sin embargo, poco después pasó al olvido.

¿Qué fue de Netflix? Era una de las preguntas recurrentes. Pero ahora han salido al paso muchos analistas que aportan su visión sobre la situación del valor en Wall Street. Uno de ellos es Richard Ross, estratega técnico global de Auerbach Grayson, que recela de sus acciones apostando, incluso, por la venta.

"Me encanta 'Orange is the new black’ como serie, pero no me gusta la acción”dice Ross, en el programa Talking Numbers. A pesar de que ve la acción como ha formado un patrón alcista en el último año, piensa que está “condenada al fracaso”.

"La acción se ha estancado por debajo de ese área clave de soporte, que ahora se ha convertido en resistencia”, destaca. “Eso se traduce en que es el nivel de los 470 dólares", añade.

Netflix técnico


Mientras que la acción ha subido el 43% desde finales de abril, Ross cree que el sector tecnológico en su conjunto está empezando a “ponerse nervioso”. Ayer, el índice Nasdaq Composite cayó un 1% a pesar de que su cotizada más grande, Apple, subió ligeramente.

"Uno quiere estar fuera de las acciones que han pasado su momentum durante este período de volatilidad y estacionalidad históricamente débil", apunta el experto. "Netflix es un gran ejemplo de una acción que evitar a toda costa y que tiene potencial de venta”, sentencia.