Desde un punto de vista técnico estamos asistiendo a un simple parada tras la fuerte subida experimentada por el mercado desde la "masacre de la Nochebuena". 

El S&P 500 presenta una importante resistencia gráfica en el 2.690.

Eso lo sabemos todos. Y los programas automáticos también. Por ello, como saben que nos encontramos ante un rebote, al llegar a la primera resistencia significativa han comenzado a desencadenar las primeras ordenes de venta para asegurar las ganancias obtenidas. Y eso fue lo que sucedió el martes.

Si nos fijamos con mas detenimiento, podemos observar que la zona de resistencia se extiende desde el 2.685 (máximos del pasado 12 de diciembre) y el  2.719 (máximo del pasado 5 de diciembre). La zona de resistencia es clara 2.685-2.719. 

A pesar del movimiento a la baja de hoy, no podemos descartar que a corto plazo el S&P 500 intente adentrarse en la zona de resistencia.

 

Gráfico diario del S&P 500 Contado

 

Mientras el S&P 500 se mantenga por encima de 2.520 (máximo alcanzado el 28 de diciembre de 2018), creo que lo más adecuado es mantener una predisposición alcista a corto plazo. Cuando digo alcista quiero decir que lo más probable es que el S&P 500 se mueva de forma "lateral-alcista" adentrándose en la zona 2.685-2.719.

El NASDAQ 100 se ha comportado lógicamente de forma similar. La zona de soporte significativa la vamos a situar en torno a 6.400. Si, mientras el NASDAQ 100 se mantenga por encima de ese nivel, consideraremos que lo más probable es que intente alcanzar la zona comprendida entre 6.900 y 7.100.

Por lo tanto, creo que lo sucedió el martes fue una simple realización de beneficios, nada más, pero que la tendencia alcista de corto plazo continúa. Y creo que lo más probable es que continúe porque todavía hay miedo, bastaba con ver los comentarios de los invitados a la CNBC.

El DAX se giró bruscamente a la baja al llegar al 11.260. Lo hizo probablemente porque es una zona de resistencia clara y provocó realizaciones de beneficios.  Evidentemente este índice está más débil que el S&P 500, pero vamos a seguir una estrategia similar. Vamos a tomar como soporte significativo la zona de los 10.850, mientras se mantenga por encima consideraremos que lo más probable es que vuelva a intentar dirigirse a los 11.260 y superarlos.

El IBEX llegó al 9.100 y también retrocedió, pero lo hizo de forma más tranquila que el S&P 500 y el DAX.  La zona de soporte se aprecia en torno a los 8.890. Por lo tanto, mientras no sea perforada, mantendremos una predisposición alcista a corto plazo.

Quiero traer a esta nota las palabras que Ray Dalio, el fundador del "hedge fund" más grande del mundo, dijo en Davos el martes.

Le preguntaron qué era lo que más le preocupaba de la marcha de la economía global.

Dijo que lo que más le preocupaba era la próxima desaceleración del crecimiento, que afectará tanto a los mercados como a la economía, y que se produce justo cuando los bancos centrales prácticamente no tendrán munición para provocar otro rebote. Efectivamente, hay poco margen de maniobra. Es probablemente por ese motivo por el que Powell los subió con tanta prisa, para tener algo que bajar. Eso sí, sin importarle que estaba provocando un grave daño a la economía. Es indudable que estamos ante banqueros políticos.

Dalio también manifestó que:

-“Los Estados Unidos, Europa, China: todos ellos experimentarán un mayor nivel de desaceleración, probablemente un mayor nivel de decepción. Creo que hay una posibilidad razonable de que al final de eso, la política monetaria y la política fiscal tengan que ser más expansivas de lo que en estos momentos están descontando los mercados"

-“Lo que más me asusta a más largo plazo es que tenemos limitaciones de la política monetaria, que es nuestra herramienta más valiosa, al mismo tiempo que tenemos un mayor antagonismo político y social".

-"Así que la próxima recesión me preocupa más. Hay muchos paralelismos con la década de 1930.

-“El continuo aumento del populismo también fue citado como una preocupación acuciante tanto para Dalio como para otros participantes del panel, incluido el presidente ejecutivo de Goldman Sachs, David Solomon y el presidente de UBS, Axel Weber, con los partidos nacionalistas y de extrema derecha logrando importantes avances electorales en todo el mundo en los últimos meses.”

Podemos concluir diciendo que Dalio, a juzgar por sus palabras, espera una recesión. Y esa que esa recesión le preocupa porque los bancos centrales no tienen margen de maniobra. Y considera que los gobiernos tendrán que adoptar una política fiscal expansiva y los bancos centrales restaurar los QE´s.