Subidas generalizadas en nuestra Bolsa entre las que destacarán las de aquellos valores más rezagados. Si el índice se acerca a los 11.500, hay que aumentar la prudencia dado que el fin de la incertidumbre puede ser todavía un espejismo momentáneo.
Sesión que se presenta bastante positiva tras las alzas en EEUU gracias a un mensaje de la Reserva Federal menos agresivo de lo esperado. Con esto, la situación cambia ya que los datos macro que dominaban la incertidumbre de las últimas semanas pasan a un segundo plano cediendo el protagonismo a los datos empresariales. Al menos hasta el próximo día 20 de julio en que el Presidente de la Reserva Federal hablará ante el Senado. A pesar de la alegría actual, no hay que dejarse llevar por la euforia.