Los hombres se ausentan del trabajo por enfermedad dos días más al año que las mujeres, ya que faltan por esta causa una media de 8,4 días frente a los 6,3 días de ausencia de las trabajadoras, según un estudio sobre absentismo laboral elaborado Esade. Esta diferencia se debe, según el estudio, a que las mujeres son más estrictas a la hora de ausentarse por motivos de salud porque dan prioridad a ausencias relacionadas con asuntos de conciliación familiar, como cuidar a hijos pequeños enfermos.
El informe, elaborado en colaboración con la Mutua de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social (Ergasat), también señala que el 30 por ciento de las empresas no aplica ningún mecanismo de control ni políticas contra el absentismo laboral.

Sin embargo, según la encuesta, realizada a 700 directivos de recursos humanos y 700 empleados en los sectores de la educación, la hostelería, la construcción y las industrias química, textil y de la alimentación, el 87 por ciento de los responsables consultados considera que el absentismo puede controlarse.

El 70 por ciento de los encuestados señala que la enfermedad es la principal causa de ausencia al trabajo, y el 22 por ciento de las empresas considera que el absentismo es su coste laboral más importante, mientras que para el 40 por ciento es más relevante el gasto en formación.

En cuanto a la valoración de los trabajadores del absentismo, sólo el 4 por ciento se mostró muy tolerante al respecto.

El 75 por ciento de los encuestados considera que el absentismo por maternidad está siempre justificado, y un 70 por ciento opina lo mismo de las ausencias por enfermedades largas, mientras que el 75 por ciento declaran que faltar al trabajo por un simple dolor de cabeza no está justificado nunca.