La tasa española de empleo femenino se encuentra entre las más bajas de la UE-27, con sólo un 54,9%, porcentaje más de cuatro puntos inferior al promedio europeo (59,1%) y muy alejado de los países nórdicos, que con cifras superiores al 70% presentan las tasas de empleo femenino más elevadas de la Unión, según un informe del Instituto de Estudios Económicos (IEE) a partir de datos de Eurostat.
De hecho, y a pesar de haber aumentado notablemente en los últimos ocho años, la tasa española de empleo femenino se ve superada por 19 de los 27 países de la UE. A la cabeza de la lista se encuentra Dinamarca, donde la tasa de empleo de las mujeres alcanza el 74,3%, seguida de Suecia (71,8%) y Países Bajos (71,1%).

Once países de la UE-27 se mueven en tasas de entre el 60% y el 70%, siendo éstos los casos de Finlandia (69%), Estonia (66,3%), Austria y Reino Unido (65,8%), Letonia y Alemania (65,4%), Eslovenia (64,2%), Chipre (62,9%), Portugal (62,5%), Francia (60,7%) e Irlanda (60,2%). Bulgaria, por su parte, se queda cerca del 60% con una tasa de empleo femenino del 59,5%.

El resto de los países de la UE-27 se sitúan por debajo de la media europea del 59,1%. En el vagón de cola se hallan, además de España, la República Checa (57,6%), Bélgica (56,2%), Luxemburgo (55,1%), Eslovaquia (54,6%), Rumanía (52,5%), Polonia (52,4%), Hungría (50,6%), Grecia (48,7%), Italia (47,2%) y Malta (37,4%).