Conforme la semana pasada se fortalecía el dólar, Grifols subía y subía hasta marcar nuevos máximos. La compañía presidida por el catalán Víctor Grifols se frota las manos debido a que tiene grandes intereses comerciales en EEUU. 

Grifols miró al resto del Ibex 35 por encima del hombro al revalorizarse al cierre de la semana un 5%, marcando máximos históricos en 44,80 euros. El valor no encuentra barreras por encima y eso que ya acumula una revalorización cercana al 40% en el año. Además, el valor se está moviendo dentro de un canal alcista que, por extensión, podría llevarle por encima de los 47 euros. Sin embargo, hoy Deutsche Bank se pronuncia acerca del potencial de este valor y, si bien sube su precio objetivo de 37 a 38 euros, esto se encuentra muy por debajo de la cotización actual.

El RSI aún no ha llegado a niveles de sobrecompra, marcando de momento 64 puntos y el MACD invita a comprar. Pero por abajo la zona de 42 euros marca el soporte principal del valor, ya que este nivel fue su anterior máximo histórico, contra el que no pudo a pesar de atacarlo en repetidas ocasiones desde comienzos de 2014.



grifols


Según nuestros indicadores técnicos Premium, la acción de Grifols sólo tiene un “pero”, el volumen de largo plazo, que es decreciente. Sin embargo, la tendencia de medio y largo plazo es claramente alcista, con el precio cotizando un 16% por encima de la media de 200 sesiones y un 7,5% por encima de la de 40 sesiones.

grifols

Hoy Grifols ha confirmado que pagará dividendo el próximo día 10 de diciembre. En concreto, la compañía catalan distribuira 0,35 euros brutos por título ó 0,2817 euros netos. Grifols destinará 119 millones al pago de esta retribución.