El Ibex 35 acaba la jornada prácticamente tal y como la comenzó después de repuntar en algunos momentos de la sesión más de un 2%. De esta manera, el selectivo español sumó un tímido 0,01% hasta los 8.321 puntos al calor de los recortes que se están registrando al otro lado del Atlántico. José Lizán, analista de Nordkapp cree que ha sido una sesión muy volátil y de indefinición en los mercados. Apunta Lizán que los mercados tienen dudas de si “se trata de una subida sólida o simplemente es un rebote técnico”. Con lo cual, vemos un escenario muy volátil donde “los valores más cíclicos y más castigados son los que están tirando de los índices y esto trae consigo volatilidad e incertidumbre”.
En cuanto próximas sesiones, el analista de Nordkapp cree que “la incertidumbre sigue ahí, el escenario macro sigue complicado y además comienza la presentación de resultados -Alcoa esta misma semana-”. Por lo tanto, añade que según se vaya viendo la realidad de las empresas “iremos viendo hacia dónde se desencadenan los movimientos en los índices”. De momento, “el mercado está con niveles muy técnicos”, por lo que “la volatilidad va a seguir siendo la tónica”.

Si miramos el parqué, la cara fue para Abengoa tras subir más de un 5% y la cruz ha sido para Gamesa después de perder un 4,58%. El analista de Nordkapp apunta que dentro de este sector de las energéticas renovables “las empresas han sufrido fuertes correcciones después de que había una gran expectativa trimestres atrás que llevó a las empresas a unas valoraciones muy altas”. En el caso de Abengoa, hay que añadir el “problema de endeudamiento que hizo que el valor sufriera mucho”. En el caso de Gamesa, “un problema de circulante”. En definitiva, cree que “son rebotes técnicos que eran necesarios debido a que estaban muy sobrevendidas”. Sin embargo, el experto apunta que el rebote de Gamesa “tiene más solidez que el de Abengoa por el tema del endeudamiento y también porque la energía eólica tiene todavía potencial –mucho más que por las energías que apostaba Abengoa-”.

Otra de los valores que registró ganancias fue OHL que sumó al cierre un 2,90%. La constructora pedirá la aprobación en la próxima junta para amortizar el 5% del capital que posee en autocartera. José Lizán defiende este movimiento diciendo que en estos momentos han sido muchas las compañías que han aprovechado para incrementar su autocartera. Esto se hace en “dos sentidos: para sujetar al valor en los mercados y para ir amortizando acciones como política de retribución al accionistas”. Añade que esto también lo estamos viendo en la renta fija como en “Popular y Sabadell que están comprando bonos perpetuos a niveles de 25 ó de 30 de precios con respecto a la emisión a 100, amortizando y aprovechando esos niveles tan bajos de valoración, metiendo su plusvalía en los balances y aprovechando las cotizaciones tan bajas”. Por lo tanto, en el caso de OHL “no vemos nada malo en ello”. 

Cree que “es una compañía que ha estado muy castigada con todo el tema del rating y la deuda; y el olvido de estas noticias de bajada de rating ha hecho que se revalorice un valor que se había quedado atrasado en este último rebote”. Este tipo de movimientos dice que son beneficiosos para el inversor, aunque advierte que ya vimos en Sos Cuétara como “no siempre es buena esta medida”. En este sentido, asegura que “siempre que sea en niveles razonables, una amortización de autocartera para retribuir al accionista es una buena noticia”.

Para finalizar, en cuanto a las recomendaciones, José Lizán advierte de que “seguimos cautos en los mercados, no creemos que se pueda decir que la economía se está recuperando”. A pesar de que hemos visto algunos datos macro que está dando síntomas de frenar su caída, asegura que hay que ver “si en esta parada en el camino se confirma una estabilidad en estos agregados macroeconómicos proporcionando un suelo en las bolsas y un poco de visibilidad al ciclo”. De momento, “habrá que seguir estos datos para ver cuándo se ve la salida de la economía norteamericana y así del resto del mundo”. Ante este escenario, advierte de que “hay que ser muy cautos”. Lizán asegura que “hemos subido el nivel de inversión al 20% pero siguiendo los niveles muy de cerca y estando muy pendientes ante las posibles vueltas de mercado que pueda haber”. Ahora mismo, “hemos empezado a ver valores con tendencia diaria alcista”, apunta que “todos los bancos lo han hecho, aunque asegura que quizás “sea demasiado arriesgado este sector”, lo que les ha hecho tomar “opciones vía ETF´s financieros” en los que siempre “la volatilidad es menor”. 

También, añade que “hemos tomado posición en una serie de valores muy castigados como NH Hoteles, Sol Meliá”, los sectores de media como “Telecinco y Antena 3” y compañías como “Técnicas Reunidas o BME”.