Al Ibex 35 le cuesta aguantar los 9.900 puntos por culpa del arrastre de la banca, que ocupa los últimos puestos. Mientras, la prima de riesgo se sitúa en 221 puntos básicos.


El Ibex 35 cotiza las últimas horas del año con dudas. El escaso volumen de negociación (al ser un día semifestivo en el que sólo abrirá media sesión) ayuda a esta indefinición. No obstante, parece que los bancos sí lo tienen claro, pues se tiñen de rojo. Vemos en la parte baja a BBVA cotizando con una caída del 0,30%, Bankinter del 0,30%, Popular del 0,16%, Caixabank del 0,19% y Santander del 0,15%. Estas caídas son superadas por las de Sacyr (0,66%) el gran Ave Fénix del mercado español este año.

En cambio, en la parte alta, Enagás (0,80%) e IAG (0,52%) encabezan las subidas.

En el grupo de los blue chips, Telefónica cae un 0,13%, Repsol son 0,11%, Inditex un 0,13%, Santander un 0,15% y BBVA un 0,30%, mientras que Iberdrola suma un escaso 0,09%.

En el Mercado Continuo…
Lingotes
se dispara en la parte alta con una subida del 5,88%. Le pisa los talones GAM, que se dispara un 4,55%.

En cambio, Urbas se desploma un 7,41% y Codere se desangra un 5% adicional. La empresa de juegos atraviesa por una situación económica muy comprometida. Ante la incapacidad de devolver 135 millones a bonistas y fondos acreedores, el mayor accionista, la familia Martínez Sampedro, ultima un acuerdo por el que estos inversores se quedarán con el 85% del capital.