En un mundo de reflación y mejora del crecimiento global, los expertos de BNP Paribas lo tienen claro: hay que apostar por activos que se benefician de la subida de la inflación, aunque protegiéndose también de los perjuicios que puede ocasionar el repunte de tipos. En este sentido, la casa francesa apuesta por varios activos financieros y reales:
  
En este año que acabamos de comenzar la inflación se configura como la gran apuesta y también como un riesgo que no hay que perder de vista. Jugar los activos financieros y reales que se benefician del repunte del IPC sin caer en los gaps de riesgo que el mismo pueda causar configuran el laberinto en el que tendrán que lidiar los inversores.

Consideran que el aumento de precio de las materias primas, las políticas económicas que se prevé que Donald Trump promueva en EEUU y la aceleración del crecimiento de los sueldos podría dar lugar a un repunte de la inflación, especialmente en EEUU y Reino Unido.

Así todo, entre las grandes temáticas de inversión que BNP Paribas Wealth Management maneja para este año, una parte está orientada a la gestión de los riesgos de inflación. Una vía es a través de activos financieros, como los bonos flotantes, los bonos ligados a la inflación y por estrategias global macro dentro de los nuevos Newcits.   

Por supuesto, también contemplan la vía más tradicional para protegerse del repunte de la inflación, el oro. Manejan un rango de cotización del metal precioso entre 1.200 y 1.500 dólares la onza y sugieren que se podría acceder a él a través de ETFs con respaldo físico y estructurados digitales.
 

También vuelve el foco a posarse sobre el sector inmobiliario europeo como vía de escape y rentabilidad frente a la subida de la inflación. En este sentido en BNP Paribas WM apuestan por los REITs  europeos, “con carteras centradas en Europa continental y zonas tier 2 mejor que prime, y evitando exposición a Reino Unido”, explica Gonzalo Murcia, director del equipo de asesoramiento.

Dentro del campo de las inversiones alternativas que resisten a la inflación destacan la inversión en propiedades agrícolas y bosques, “especialmente a través de leasing o alquiler, que puede beneficiarse del repunte de la inflación y proporcionar apreciación del capital a largo plazo. Especial atractivo tienen los viñedos de denominaciones de origen cada vez más cotizadas”, explica  Silvia García-Castaño, directora de inversiones de BNP Paribas Wealth Management.