Nos enfrentamos a un panorama complicado. “Tenemos la elecciones en Grecia el fin de semana que nos darán una lectura clara porque incluso, aunque ganara la coalición de centro derecha, siempre habrá una posibilidad de que la troika no desembolse la ayuda al país”, explica Roberto Ruiz Scholtes, de UBS Wealth Management.
Los extranjeros siguen vendiendo la marca España, “tenemos tres subastas críticas y el mercado estará histérico viendo si el país retiene capital. Italia está el siguiente en la lista, en un gobierno que pierde algo de fuelle en la política reformista y ahí está la tensión del mercado”.

La deuda de Alemania sigue sumando posiciones. “Al final es la conciencia de que en algún momento el país tendrá que ayudar a mutualizar la deuda, dar soporte relevante a los periféricos y tendrá un riesgo fiscal añadido”. Los tipos de interés eran absurdamente bajos y “simplemente es una normalización que veremos en la economía estadounidense, suiza o la británica”. Cualquier gran anuncio que pueda hacer el consejo europeo no será de suficiente calado, sobre todo de integración fiscal y en estas condiciones el desequilibrio de oferta-demanda seguirá presionando los tipos.

El oro está a expensas de la política monetaria de la FED, ahora hay más posibilidades de la operación twist, y ahí puede aguantar bien. 

En cuanto a las recomendaciones, este experto asegura que habría que  tener la cartera de bonos con una buena combinación de corporativos, deuda nacional a corto plazo, y acciones internacionales con buenos dividendo y exposición a emergentes por si tenemos la solución de índole política que pueda dar algo de alivio a las bolsas.

La economía de USA va a su ritmo de crucero, balances que se van saneando, crédito bancario que se va recuperando, deuda que se va por encima del 100% y precipicio fiscal que si no se toman medidas, llevará a una contracción bastante severa.