Air France-KLM se encuentra en una tendencia alcista
, que mantendrá para el medio plazo pero que no se espera que pueda mantener a largo.



Se encuentra en un
momento total positivo, tanto rápido como lento, aunque presenta una pequeña debilidad, transmitida principalmente por los acontecimientos del sector en Europa.

El volumen de la compañía para el medio y largo plazo aparece como creciente, aunque aparece cierta volatilidad en el largo plazo, que le llevan a un recorte de su valoración.

Registró su último cierre en 7,414 euros.