A pesar de la relevancia de este proceso, lo que se observa es la aparición de un sentimiento de grupo entre las distintas categorías de participantes en el mercado. A continuación, destaco algunas reflexiones y paradojas relacionadas con la forma en que los bancos abordan los riesgos climáticos y, especialmente, con la forma en que el mercado y los reguladores los ven.

1. La banca no es el actor principal del cambio climático 
A menudo se describe a los bancos como unos de los principales actores del cambio climático. La comunidad inversora les exige unos estándares ESG muy estrictos. A diferencia de otros sectores económicos, los bancos están muy regulados y tienen mayores requisitos de divulgación. Actualmente, los inversores demandan un alto grado de transparencia en la forma en que los bancos reportan sus finanzas, riesgos y estrategias.

Sin embargo, los bancos no son los principales protagonistas de la historia del cambio climático, sino que son importantes catalizadores, sobre todo a través de préstamos a empresas no financieras, incluidas las que obtienen una mala puntuación en el ámbito de las emisiones contaminantes. Las empresas del sector energético, del transporte o de la industria manufacturera tendrán más dificultades que los bancos para llevar a cabo la transformación climática y cambiar sus prioridades de crédito. No es un proceso fácil, pero tampoco es vital. Un banco no quebrará por dejar de conceder préstamos a las compañías que emiten grandes cantidades de gases de efecto invernadero. 

Es más, no son los bancos los que están impulsando el cambio de los coches de gasolina a los eléctricos, o del carbón a las energías renovables. Son principalmente los fabricantes de automóviles y las empresas energéticas las que hacen uso de las nuevas tecnologías y procesos, de las subvenciones públicas y de la financiación externa (también de los bancos). Los bancos sólo pueden acompañar y estimular financieramente esta transición. Por lo tanto, al evaluar la forma en que los bancos abordan el desafío climático, los inversores no pueden esperar que el carro se mueva más rápido que el caballo.

2. El reto del cambio climático ofrece oportunidades más inmediatas 
Los bancos se esfuerzan por medir el grado de carbono de sus carteras de crédito e inversión, por su cuenta o a petición de los reguladores e inversores. Se trata de un proceso de varios años muy complicado y elaborado, que debe basarse en una gran cantidad de datos y modelos. Y a partir de este análisis, los bancos ajustarán sus créditos e inversiones en un horizonte más largo. Para la mayoría, el objetivo final es alcanzar las cero emisiones de carbono en 2050. 

Pero la banca podría y debería obtener beneficios más rápidos en el ámbito del cambio climático. Hace poco, la Reserva Federal publicó una metodología para realizar un test de estrés climático a los bancos. Este modelo se centra en la exposición al sector de los combustibles fósiles de un conjunto de grandes entidades bancarias de Estados Unidos, Reino Unido, Japón, Canadá y Francia. El test de estrés del BCE publicado recientemente señala que, en la zona euro, de los 1.600 bancos analizados, aproximadamente el 80% de la exposición total al riesgo climático corresponde a un número reducido de grupos de gran importancia. 

Esto sugiere que, incluso antes de concluir un análisis exhaustivo de los elementos climáticos en las carteras de crédito, los grandes bancos pueden empezar a realizar ajustes más significativos con respecto a la concesión de préstamos. Esto puede basarse en evaluaciones fundamentales y no estar necesariamente vinculado a una medición precisa de las emisiones de alcance 3 de esas empresas, lo que podría llevar más tiempo. Así, los inversores tendrían un objetivo relacionado con el clima que estos bancos deberían observar y que está más cerca de la realidad. Es más fácil para los bancos minoristas que para los mayoristas abordar el reto climático. Su exposición a las empresas no financieras con altas emisiones es menos significativa que la de los bancos globales con grandes clientes corporativos. En Francia, La Banque Postale o BPCE lo tienen posiblemente más fácil que BNP Paribas o Société Générale. Lo mismo en Reino Unido para Lloyds frente a Barclays, o en Alemania los grupos bancarios de ahorro o cooperativas frente a Deutsche Bank. Lo mismo ocurre con los grandes bancos españoles, que tienen menos exposición a las grandes empresas que sus homólogos globales. Siempre y cuando, por supuesto, todos estos bancos se comprometan a realizar los ajustes necesarios en materia de riesgo climático.

3. Excesiva dependencia de grandes cantidades de datos, modelos y simulaciones sobre el clima 
Los participantes del mercado parecen dar prioridad a la divulgación de datos y simulaciones relacionados con el cambio climático, más que a los objetivos concretos. Cuantos más datos y estadísticas sobre el clima publique un banco de cara al futuro, mejor. Pero los inversores parecen confiar excesivamente en los informes de calificación externos, a veces sin conocer del todo las realidades que hay detrás de ellos. Este es el caso, sobre todo, de los inversores institucionales que carecen de recursos internos adecuados para llevar a cabo análisis ESG por su cuenta. Confiar únicamente en una o varias calificaciones es lo mismo que confiar ciegamente en las calificaciones crediticias externas. 

Los datos de las actividades de los bancos relacionadas con el clima no son fácilmente apreciables a través del prisma de los modelos y calificaciones. Pero parece que los bancos se centran sobre todo en completar la información, de acuerdo con las expectativas de del mercado, y en ganar puntos. 

Lo que se necesita, paralelamente a la divulgación y la transparencia climática, es un debate y una evaluación más específicos de las medidas y acciones que los bancos están adoptando ahora. No el objetivo de llegar a la mitad de las emisiones de carbono en un número determinado de décadas, sino las medidas que se están aplicando ahora: las exposiciones a qué sector económico se están viendo afectadas, en qué zonas geográficas, etc. Ahora, no en 2030 o 2050. Una vez más, esto depende en gran medida de las medidas de conversión que las propias empresas acreedoras están adoptando. Este es un aspecto que debe tenerse más en cuenta al analizar la exposición al riesgo climático de un banco. 
Vale la pena recordar que la excesiva dependencia de los modelos de financiación e impagos de la década anterior a la Gran Crisis Financiera no evitó la profunda crisis del sector bancario.

4. Los tests de estrés podrían no ser el alfa y el omega del enfoque de los bancos sobre el riesgo climático 
El objetivo de los tests de estrés de los bancos es evaluar sus posiciones de capital y liquidez en escenarios extremos pero plausibles. En el caso del riesgo climático, esto se traduce en la estimación del impacto del riesgo físico y de transición en los resultados de los bancos: menores ingresos y mayores provisiones para préstamos. Por lo tanto, el impacto del cambio climático en un conjunto de métricas de riesgo-rentabilidad prudencial. 

Pero los inversores se centran cada vez más, o al menos deberían hacerlo, en el impacto no financiero del enfoque ASG de un banco, especialmente relacionado con las cuestiones climáticas y medioambientales. El aspecto del impacto no forma parte de los tests de estrés, ni podría hacerlo. Un ajuste en las exposiciones a los préstamos para ayudar al clima puede no conducir a una posición de capital más fuerte para el banco, pero sin embargo sería lo correcto. 

El papel más amplio de los bancos en la sociedad, incluida la ayuda para revertir el deterioro del clima, se ha vuelto más importante en los últimos años, especialmente durante y después de la pandemia. Preservar unas métricas adecuadas en situaciones de estrés es una condición sine qua non, pero no debería ser suficiente para ofrecer plena confianza a los inversores centrados en la ESG. 

Curso on.line de Estrategias de Inversión

Además, la estimación de los escenarios de riesgo climático con cualquier grado de precisión es poco fiable, especialmente para los riesgos físicos. Aunque existe un argumento válido para construir un escenario extremo de riesgo de transición plausible basado en los posibles cambios tecnológicos y normativos que repercuten en los cambios climáticos, los riesgos físicos son mucho menos estimables. Especialmente a largo plazo y como dato estadístico para determinar el impacto en los beneficios, la calidad de los activos y las métricas prudenciales.  Además, la correlación entre los riesgos de transición y los riesgos físicos no está probada, al menos estadísticamente. No es imposible, pero sí poco probable, que una transición energética exitosa elimine los riesgos físicos o incluso los disminuya considerablemente. No es sorprendente que la metodología de los tests de estrés de la Reserva Federal se centre únicamente en los riesgos de transición, excluyendo los riesgos físicos. 

Los escenarios de los tests de estrés tuvieron en cuenta el derrumbe de los precios de la energía del primer semestre de 2020 como una señal de que la transición energética y los avances tecnológicos cambiarán el panorama. Sin embargo, el actual repunte masivo de los precios de la energía y, sobre todo, su causa (deficiencias en la cadena de suministro que no se habían previsto anteriormente) plantean dudas legítimas sobre la fiabilidad de algunos escenarios.

Por ello, la exigencia de ajustes relacionados con el riesgo climático será más complicada y difícil de aplicar de lo que parece a simple vista. Las pérdidas previstas por el cambio climático en un horizonte de dos o tres décadas difícilmente justificarían actualmente la imposición de cargas de capital adicionales, incluso en el Pilar 2. 
En lugar de utilizar un instrumento regulatorio tajante como mayores requisitos de capital, sería más eficaz vincular la supervisión a las políticas climáticas de los bancos mediante un diálogo y una cooperación estrechos y continuos con las entidades. El aspecto climático es relativamente nuevo en el panorama bancario y ni los bancos ni los reguladores tienen la última palabra. Y, de nuevo, la recopilación de datos sobre el clima es sólo un paso, pero no el objetivo final en el enfoque de los bancos para abordar este desafío.

5. Emisiones netas cero en 2050: planificar estrategias y estimar pérdidas a lo largo de tres décadas no es tan fiable 
Cada vez más bancos se unen a la Alianza Financiera de Glasgow para las Cero Emisiones Netas (GFANZ), creada hace unos meses por iniciativa de Mark Carney. Según sus declaraciones públicas, muchos bancos se proponen alcanzar el objetivo de cero emisiones netas para 2050, con un objetivo inicial de 2030 para acabar con la exposición a la industria del carbón. Esto está claramente en línea con las predicciones y los desafíos del cambio climático y probablemente se enfatizará de nuevo en la COP26, a menos que los plazos sean aún más estrictos. 

Pero sería la primera vez en la historia que las entidades presentan una estrategia para los próximos 30 años, y también la primera vez que tendrían que estimar las pérdidas durante un periodo tan largo. No cabe esperar un alto grado de precisión y fiabilidad a lo largo de los años para este tipo de proyecciones y estrategias. Especialmente cuando se refieren a la disciplina relativamente nueva del cambio climático, que sólo ahora se está desarrollando para el sector financiero. 

Los objetivos y proyecciones a 30 años están muy por encima del interés y las capacidades de planificación estratégica a largo plazo de la mayoría de los bancos, sobre todo cuando se enfrentan a la amenaza existencial de la transformación digital, que avanza rápidamente. Además, es probable que muchos de los altos cargos que dirigen esta estrategia ahora no estén en puestos de decisión similares dentro de 10 años, y mucho menos dentro de 30 años, lo que puede plantear dudas sobre el compromiso de algunos altos cargos bancarios con la estrategia climática. Desde ese punto de vista, el objetivo de tres décadas parece una especie de patada hacia delante a la resolución del desafío climático. 
Esto no significa que haya que descartar las estrategias y estimaciones a 30 años, sino que el mercado debe tomarlas con precaución. Sobre todo, porque el periodo de crisis para revertir el cambio climático llegará en mucho menos de tres décadas.

6. La emisión de bonos verdes no debe ser un objetivo en sí mismo 
Un número creciente de bancos sigue anunciando y celebrando la emisión de bonos verdes para financiar préstamos y proyectos sostenibles desde el punto de vista climático. Esta es una parte del medio billón de dólares de emisión de bonos verdes a nivel mundial que ha habido en 2021; una cantidad que se prevé que se duplique hasta alcanzar el billón en 2023. 
Pero la financiación con bonos verdes debe ser sólo el principio, no el final. Lo que es aún más importante es el uso de los ingresos. Algunos préstamos o proyectos podrían ser más verdes o más útiles para el clima que otros, aunque todos constituyan un uso legítimo de la financiación con bonos verdes según las normas existentes. Otros podrían resultar menos realizables u obsoletos en el momento de su finalización, o no ser rentables.

En lugar de destacar los aspectos positivos de la financiación con bonos verdes como objetivo, los bancos deberían trabajar para que sus informes de financiación ESG sean más completos, incluyendo evaluaciones de medición de impacto detalladas y creíbles. 

Hasta cierto punto, la impresión de bonos verdes encaja con el afán del mercado por que los bancos sigan emitiendo más fondos en general. La teoría es que es positivo. Ciertamente, crea nuevos flujos, impulsando el resultado final para los banqueros del mercado primario, los operadores y los analistas de ventas. Pero éste no debería ser el único objetivo. La forma en que se utilizan los nuevos fondos debería ser igualmente relevante. Lo que a menudo se queda en el olvido.