Previsión del mercado en un entorno en el que el petróleo sigue presionado a la baja y todavía quedan incertidumbres sobre  cómo evolucionará Grecia. Javier Galluza, de Diverinvest EAFI nos habla sobre el tema.  
Pensamos que el petróleo seguirá así unos meses pero a medio y largo plazo volverá recuperar los niveles, no tan altos como los de hace un año, pero sí a los de coste de producción del fracking americano. Hay que tener en cuenta que la demanda de petróleo es muy fija y crece algo menos que el PIB mundial, lo que es importante es que la oferta ha cambiado y ahora Arabia Saudí no está dispuesta a acortar su producción. Cuando cambien las condiciones, el precio del petróleo volverá a subir.

El dólar se ha apreciado mucho el año pasado y pensamos que ahora se pueden tomar beneficios pero todavía pensamos que tiene algo más de recorrido. En EEUU dependiendo de los datos que salgan, el dólar sube o baja muy bruscamente porque no se sabe cuándo subirán los tipos de interés en EEUU. Estamos en un filo de navaja muy volátil. Lo que nos preocupa es un poco lo que puede pasar con el tema político, si Grecia y Alemania no se ponen de acuerdo, podríamos ver al euro algo más débil.

Si tenemos en cuenta que en los últimos cincuenta años los analistas no han acertado casi nunca, porque han previsto de media un crecimiento de beneficios de14% y al final ha sido un 6% con lo que no tenemos que hacer mucho caso a los beneficios a largo plazo. Lo que tenemos que quedarnos es que los beneficios han salido bien, exceptuando las energéticas que se han visto afectadas por el precio del petróleo. En definitiva vemos una mejora en la economía americana.

Estamos de acuerdo en que los precios están altos. Hay un PER que tiene en cuenta el ciclo económico, PER Shiller, que es un ratio que es interesante pero no es el más importante y es un nivel alto. Está a niveles de hace diez años.
En Europa la economía poco a poco está mejorando sobre todo respecto al dólar y esto está haciendo que el consumo aumente, con lo que estamos más positivos en Europa que en EEUU.

Llevamos tiempo diciendo que nos gustan los bancos pero sobre todo la parte de bonos. Creemos que el regulador europeo va a hacer a los bancos capitalizarse muy fuertemente como ha hecho Santander y esto llevará a que les cueste ganar dinero aunque sean bancos más sólidos. Sería más bonista que accionista en dólar, en cambio en Europa sería lo contrario Buscaría empresas que vayan a pagar dividendos altos.