El euro-dólar, “gráficamente ha dibujado un triángulo, donde el vértice superior son los máximos del año en 1,49 dólares y los dos inferiores corresponden al 1,28. Desde el punto de vista técnico, la tendencia bajista es clara. Sin embargo, a más largo plazo, desde que comenzara a descender en 2008, en niveles de 1,60, se ha estado moviendo en un lateral entre 1,50-1,19 dólares. De hecho, de cara a este 2012 se están barajando unas horquillas para el par muy amplias, entre 1,50-1,19 dólares”.

Si rompe de nuevo el 1,28, “implicaría el inicio de una tendencia bajista a más largo plazo con objetivo en 1,19. Esto dependerá de la situación de Europa. Si se bajan tipos de interés en Europa será positivo para el euro, aunque también esta moneda perderá atractivo y los capitales se irán hacia EE.UU. Y, si se anuncia un QE III en EE.UU., el dólar se depreciará”.  La analista recomienda "para posiciones bajistas, poner stop en 1,30 dólares".

La semana pasada el euro-yen marcó niveles mínimos de una década en 100,33 yenes. Además, “el euro-yen ha descendido un 4% en una semana y en el 2011 acumuló una caída del 8%”. Sin embargo, “no es descartable que la depreciación del euro frente al yen se corte, ya que Japón ya anunciado menores perspectivas de crecimiento para este año”. Por ello, la analista recomienda “prudencia porque no está clara la tendencia bajista hasta que las autoridades japonesas tomen medidas”.