Iván Pascual, director de ventas para Iberia de iShares, división de ETFs de BlackRock, comenta que “el mercado está especialmente volátil estos días por la crisis soberana europea, datos macroeconómicos débiles e incertidumbre sobre la política fiscal norteamericana”.

En este sentido, el experto dice que “Bruselas debe decidir un mapa de ruta claro y conciso sobre los pasos que deben acometer los países afectados por la crisis soberana. Además, estos pasos deben ser más rápidos y transparentes”.

Aún así, “la Bolsa se está comportando relativamente bien. La bolsa estadounidense está positiva en el año y el EuroStoxx también”.

Con respecto a las empresas comenta que “tiene provisiones de liquidez y balances saneados. El capex se encuentra en máximos históricos, lo que podría suponer un factor determinante para apoyar el crecimiento”.

“El oro ha tenido un comportamiento muy bueno en los últimos años y los fundamentales que han propiciado esta evolución excelente siguen en el mercado y se mantendrán en el medio plazo. Esto es debido a la incertidumbre de deuda soberana, tensiones en los mercados financieros y un posible escenario inflacionista”. Por ello, dice que “es una inversión razonable”.

En mercados volátiles como el actual, comenta Pascual que “los ETFs tienen un excelente comportamiento porque ofrecen gran liquidez, transparencia y se pueden vender diariamente”.

Para invertir a través de ETFs recomienda “el sector farmacéutico, telecomunicaciones, tecnológico y energético”. Por compañías, aconseja “las de gran capitalización y rentabilidad por dividendo, por ejemplo, con el ETF iShares sobre el S&P 500 o sobre el S&P 100”.

El experto destaca que “el 8% de las entradas netas de capital en ETFs vienen de productos ligados a materias primas”. “Los ETFs y ETNs ligados a oro y plata recogen el 72% de todos los activos que están invertidos en materias primas”.

Haciendo valoración de la evolución de los ETFs y ETNs durante este año, Iván Pascual destaca que “hemos visto entradas por 82.000 millones de dólares, un 30% más frente a los 64.000 del año pasado. El dinero ha ido especialmente a renta variable (64%) y renta fija (25%). Dentro de la renta variable desarrollada donde más dinero ha entrado es en EEUU y Europa desarrollada, especialmente Alemania”. En renta fija “el dinero ha ido hacia renta fija corporativa, bonos ligados a la inflación, deuda High Yield y letras del Tesoro americano”. El experto cree que “esta tendencia continuará vigente y, además, volverá dinero a los mercados emergentes”.