Miguel Ángel Bernal analiza qué son los derivados financieros, desgranando las características de los más conocidos: los futuros y las opciones.


¿Qué son los derivados financieros?
Los derivados financieros son un activo cuyo precio no depende de sí mismo, sino que está referenciado a otro. Por ejemplo, un futuro de Repsol responde o va en correlación con el precio de la acción de Repsol.

Los derivados pueden hacerse sobre acciones, renta fija, materias primas. Los más conocidos, asequibles y fáciles de manejar para un inversor privado son los futuros sobre índices y acciones bursátiles.

¿Qué tipos de derivados tenemos?
Los futuros: es comprar o vender, en vez de al contado, recibiendo las acciones y prefijando el desembolso a una fecha.
Las opciones: en las que se prefija una fecha (por ejemplo: tercer viernes de cada mes), un subyacente (por ejemplo: 100 acciones de Repsol) y, con ellos, fijamos el derecho a comprar la opción de compra, o el derecho a vender, que es la opción de venta. Si hacemos una opción de compra, prefijamos un precio, llegada la fecha, miramos dónde está el precio. (Por ejemplo, si yo fijé el precio de Repsol el tercer viernes del mes en 20 euros y, llegada esa fecha, está a 23 euros, ejerceré la opción de compra, porque alguien me dará las opciones a 20 euros, mientras que las acciones están valoradas en 23 euros en el mercado). Las opciones son muy complejas, pero podríamos comprarlas con un seguro, pues con la compra de la opción mediante el pago del precio, que se llama prima, me asegura el precio más alto que yo voy a pagar por una acción y, en el caso de venta, me aseguro el precio más bajo al que yo voy a vender.
- opción de compra o call
- opción de venta o put

¿Cuáles son las características de los futuros?
Lo único que hay que tener en cuenta es si estoy comprando o vendiendo. Si estoy comprando voy a tener perspectivas alcistas y, si vendo, bajistas. Me interesa el subyacente, un índice, una acción, etc. También hay que tener en cuenta el vencimiento o fecha al que vamos a realizar esa transacción compra/venta.

En el caso de las opciones, hay que tener en cuenta el vencimiento, que es cuánto tiempo va a estar vigente el acuerdo al que hemos llegado; la prima, que es el precio de la opción y sobre lo que se me va a liquidar el beneficio o la pérdida en función del precio; el subyacente, que es el activo al que está referenciada la opción; y el strike, que es el precio al cual nos hemos puesto de acuerdo para realizar la operación; la volatilidad serían las posibilidades de que se cumpla el precio fijado en la fecha acordada en función de la fluctuación del precio en el periodo en el que está vigente la opción.