Miguel Casas, responsable de activos financieros de DiverInvest EAFI, analiza las oportunidades de inversión del mercado nacional y europeo. 

¿Qué valoración hace de la temporada de presentación de resultados empresariales?
En EEUU los resultados han sido mejores de lo previsto; aunque las ventas han sido inferiores, las mejoras en márgenes han podido mejorar el resultado global. En el corto y medio plazo serán complicados los resultados, debido a la subida de tipos y la caída del precio del petróleo.

En Europa los resultados han sido bastante negativos, tanto por ventas como por márgenes. A nivel de sectores. El sector bancario sorprende positivamente en EEUU, mientras que en Europa lo ha hecho negativamente.

También destacaríamos el impacto negativo del caso Volkswagen en el sector.

Se habla de que el sector bancario podría concentrar más operaciones corporativas. ¿Lo ven así?, ¿cuáles podrían ser compradas y cuáles compradores
Vemos un proceso de reestructuración y consolidación. Santander ha vendido la banca privada en Italia a UBS y también ha fusionado su gestora con Unicredit. También vemos que Deutsche Bank ha tenido que desinvertir Postbank.

No vemos que haya una aceleración importante en la consolidación del sector financiero. En cambio, sí nos llama más la atención el sector de telecom, con compañías que necesitan consolidarse, como Telefónica, Vodafone y Orange.

Próxima subida de tipos en EEUU, elecciones en España, China…¿qué variable le preocupa más en los próximos meses?
A largo plazo nos preocupa el excesivo apalancamiento que tiene el sector financiero y las burbujas que se pueden crear en los diferentes activos.

Ahora vemos que el tema del atentado en París puede llevar a una tendencia a favor del proteccionismo que puede afectar a la tendencia global.

También vemos con recelo el tema de divisas por el fortalecimiento del dólar.

¿Cree que el 2016 será un año para centrarse en renta variable, si tenemos en cuenta que estamos en un entorno de tipos cero?
No nos gusta que los clientes se sientan impulsados a aumentar el riesgo de las carteras para obtener rentabilidades atractivas. Nosotros estamos recomendando más diversificar en otros activos, como inversiones a largo plazo en private equity específico, productos de gestión alternativa tipo long-short de renta variable con unas volatilidades bajas y un retorno atractivo… pero tener más riesgo incrementando la exposición a renta variable nunca nos ha gustado.

En septiembre decían que no estaban nada positivos con España. ¿Lo están ahora algo más?
A nivel valoraciones el mercado español es atractivo, pero vemos una incertidumbre política importante y nuestros clientes ya tienen una exposición importante a España, por lo que pretendemos diversificar con exposiciones a otras regiones.

¿Cree que es momento de centrarse en valores defensivos?
Más que centrarnos en valores defensivos, lo que defendemos es que el perfil de riesgo del cliente no cambie por las expectativas de rentabilidad. Por ello, se necesita buscar activos que descorrelacionen en momentos de fuertes volatilidad. También hay que ser selectivos a nivel de producto, tener en cuenta que la liquidez es un activo más y esperar a encontrar activos con valoraciones atractivas.