“La abeja y la avispa liban las mismas flores pero no logran la misma miel “ Joseph Joubert

La banca nos tiene acostumbrados a la mala praxis en sus actuaciones con sus clientes, que son cautivos de todas estas actuaciones sin prácticamente derecho a reclamar dado el soporte institucional que les mantiene y que,  en la práctica, justifica sus actuaciones. No es necesario relatar recientes acontecimientos y “estafas “como las preferentes. Recientemente hemos asistido a otra campaña de préstamos ICO que inundo todos los medios de comunicación creando unas falsas expectativas para los empresarios ávidos y muy necesitados de financiación, siendo en realidad los principales beneficiarios de estas líneas de financiación las propias entidades financieras y en segundo lugar los empresarios que consiguen este tipo de financiación.

Para la entidad está claro el beneficio, los recursos los pone el ICO, con lo cual la entidad no consume de sus propios recursos es el Ico el que busca la financiación y el que se la ofrece a los bancos de acuerdo con sus peticiones y que estos a su vez la traspasan a sus clientes con un diferencial pactado de antemano y unas condiciones fijas favorables al cliente final con relación a las imperantes en el mercado.

Para los peticionarios la REALIDAD es una cosa es distinta, les voy a relatar un caso muy reciente donde se refleja la mala praxis del BANCO POPULAR ESPAÑOL para con un pequeño empresario solicitante de un préstamo ICO liquidez de pequeño importe que al parecer puede ser norma de actuación general del citado banco.-La operación se solicita y el riego se autoriza,hasta aquí todo perfecto, no obstante al pasar por diferentes departamentos del citado banco el “ Minorista “ rectifica la autorización de la operación y en vez de conceder ICO LIQUIDEZ la trasforma en una operación crediticia normal con el mismo importe, plazos y forma de amortización pero con recursos propios del banco y aunque en principio parecía un error (se creía que podría ser una confusión -se autoriza Ico liquidez y se trasmite como autorizada una operación de ppto. normal) pero graso error, el banco autorizo y el cliente firmo la operación como un ppto. normal PERO con un tipo de interés mas elevado y con una comisión de apertura del 1,5% ( en los prestamos Ico no hay comisión de apertura ) y además con una aportación a la campaña del momento que son los planes de pensiones del 2% del importe concedido .

Hemos dicho que los clientes de activo son cautivos de las entidades financieras que como la que nos ocupa en este caso exprime al cliente que solicita una determinada forma de crédito aconsejado por el propio directivo de la sucursal dadas sus ventajosas condiciones pero que dado que el scorings muestra datos favorables y poco riesgo de impago decide cambiar el tipo de operación.-Para el pequeño empresario que necesita esta liquidez esta cautivo de firmar o no la operación pero ¿quién dice que no? Estás formas de actuación deberían estar proscritas por las entidades por qué configuran una mala praxis para con sus clientes y desvirtúan por otra parte las líneas de crédito que el Ico les concede para este tipo de empresarios .

¿Para qué utilizan esta liquidez los bancos? Para operaciones de mas volumen que no consuman de sus recursos que además siempre son compensados estos bajos diferenciales y costes para sus clientes con condicionantes obligatorios para la formalización de estas operaciones que conllevan un coste añadido para el cliente que lo igualan al mercado y una rentabilidad añadida para el banco.

Desterremos estas malas prácticas de estas entidades financieras que como ya hemos comentado y repetimos ahora que con el beneplácito de los organismos de control mantienen cautivos a los clientes por las dificultades del momento económico en que se encentran, dejemos la hipocresía para otros momentos y facilitemos el crédito solvente porque sin crédito no habrá nunca recuperación por mucho que se les facilite barra libre o cantidades ingentes de liquidez a los bancos estos la emplearan en financiar a los estados con diferenciales sustanciosos y aparentemente sin riesgo, porque ningún organismo internacional autorizaría una quita de esta deuda ya que les perjudicaría enormemente,

Es necesario modificar estas formas de actuación y el entramado legal que les sustenta para que se compita en un mercado libre e igual para todos en que el riesgo sea ponderado y las facilidades de crédito sean aplicadas con rigor.

Rafael Montava Molina
Consultor Financiero Empresarial
www.rafaelmontava.com