Lo que sorprendió fue el anuncio de recompra de bonos por parte del Estado, si bien, “la cuantía es algo simbólico, de unos 100.000 millones de dólares en bonos a 2 y 10 años, pero la cartera actual de deuda de la Fed asciende a 2,3 billones”. El primer impacto de esta medida “ha estado en la renta fija, en la caída de la rentabilidad de los bonos estadounidenses. También ha pesado sobre los índices, que estaban cercanos a niveles de resistencia, en el caso del
Dow Jones son los 10.700 puntos y los 1.130 del S&P 500
. niveles que parece complicado superar por el bajo volumen, la sobrecompra y porque la tendencia de fondo sigue siendo bajista”.

En el
sector tecnológico observa “una divergencia entre el nivel en el que se encuentran algunos de los principales valores y el ciclo de beneficios que se espera para 2011 que es demasiado optimista”. Si bien, elige este sector para invertir en medio-largo plazo “por su exposición global, su diversificación geográfica y porque escapa de la debilidad doméstica”.

“Los resultados del sector bancario –considera que- siguen apoyados en la reducción de costes y no en su negocio tradicional de dar y prestar”, pero el experto espera que “en los próximos meses se den varias operaciones de consolidación entre entidades”. Si bien, con la reforma a la vuelta de la esquina, cree que no es momento para entrar en valores bancarios

En el mercado de divisas afirma que “en el medio-largo plazo seguimos apostando por el dólar y niveles de 1.30-1,31 son apropiados para apostar por el billete verde, ya sea frente al euro o frente al yen”.

En el mercado de materias primas, Vicho observa que “el oro se acerca a su primer nivel de resistencia importante y objetivo anual, los 1.250 millones de dólares y parece complicado que los supere ya que, gran parte de su potencial es debido a que es considerado un valor refugio y porque no hay expectativas inflacionistas”. Por ello, desaconseja invertir en oro en este momento.

Recomendación:
“Deberíamos esperar a mayores correcciones en el mercado para entrar o, si queremos entrar ya, deberíamos seleccionar compañías con diversificación geográfica, con un ROE superior a la media, una volatilidad inferior a la del índice y una rentabilidad por dividendo alta y estable”. En la bolsa española “Telefónica e Iberdrola” cumplen estos patrones.