El Mercado de Futuros (MEFF) ha pedido la autorización para lanzar contratos de futuros sobre bonos españoles, algo que ya estuvo vigente y desapareció. Esto implicaría “la negociación a un fecha determinada la compra o venta de bonos de deuda pública española, normalmente de 10 años, aunque es probable que también se negocien en otros contrates los de 5, 2 y 3años”, explica Miguel Ángel Bernal, profesor de la Fundación de Estudios Financieros.

“Los futuros sobre bonos españoles cubrirán el precio y el posible default”


Hasta ahora no se podría reducir el riesgo de la deuda española, “sólo cubriendo las carteras con deuda alemana, el comportamiento de los tipos de interés ha sido muy dispar de lo que ha sido en España, por lo que, muchas veces, el bono español caída de precio, mientras el alemán subía, por lo que la cobertura era totalmente imperfecta”.

“La persona que vaya a operar con futuros sobre deuda española seguramente busque más especular que realizar operaciones de cobertura, pues normalmente la gente no tiene deuda pública en sus carteras”, considera Bernal. Por tanto, “estos contratos de futuros sobre bonos, “serán más para especular, aunque sí tendrán una trascendencia enorme para los gestores de fondos o fontesoros porque va a permitir la cobertura de la diferencia de precio”.

Frente al CDS, que no cubre el movimiento del precio del bono, “los futuros cubrirán los movimientos de precios y, además, con el futuro ya no se necesitará el CDS porque, si en algún momento hay un default, se recogería en el precio y se cubrirá”.

Por ello, “frente a los CDSs, que son un instrumento en el que no existe un control de las posiciones abiertas y hay riesgo de contrapartida, la MEFF me da con los futuros las mismas garantías que el Ibex 35, por lo que podría no tener que conllevar el aumento de especulación en el mercado español”.