Desde el FMI lo han confirmado: España será la única gran economía que seguirá en recesión en 2010 y, es que "es difícil de vaticinar cuándo España volverá a registrar el ritmo de crecimiento anterior", dice Sara Baliña, analista del departamento de mercados de Afi y codirectora del libro "España en contraste. Crecimiento económico. Vol. II". Esta consideración es justificada por la propia experta porque "la caída del PIB para el 2010, estimada en un 0,4%, lleva aparejado un escenario de recuperación gradual y volátil en el que no podemos descartar trimestres de comportamiento relativamente buenos". Aún así, "para confirmar que hemos salido de la recesión y hemos sentado las bases para mantener un crecimiento sólido y sostenido -dice Baliña- todavía falta tiempo y es necesario que se confirme el proceso de corrección en términos de inversión, la corrección del desequilibrio del mercado inmobiliario, que vuelva a canalizarse el crédito a pequeñas empresas fundamentalmente y que veamos señales de mejora en el mercado de trabajo y, por consiguiente, que se recupere la confianza de los consumidores". Para el 2011 esperamos un crecimiento del 0,11% del PIB, muy moderado, y que nos aleja de los últimos años en los que la economía española crecía en el orden del 3-4,5%

Con respecto a la política monetaria adoptada por el BCE observa Baliña que "ha decidido mantener las subastas de inyección ilimitada en los plazos más cortos, aunque sí está retirando las inyecciones a largo plazo, y mantine su programa de flexibilización del colateral". Con ello, la intención del BCE es "mantener el paraguas de ayudas, en términos de liquidez y colateral y conservar un mensaje muy neutral con respecto a los tipos de interés con el objetivo de que el mercado no anticipe subidas de tipos y así facilitar la recuperación económica". Además, desde Afi consideran que "habrá que esperar a mediados del 2011 para ver las primeras subidas de tipos, ya que los países del área euro van a salir a distinta velocidad de la crisis"

En cuanto a inflación, la experta observa que, pese a la actual caída "España siempre se ha caracterizado por tener tasas de inflación superiores al resto de la Zona euro consecuencia de nuestro patrón de crecimiento más expansivo". En cuanto a la recuperación de la inflación en España desde finales de 2009, Baliña dice que "viene explicada por los componentes volátiles, la energía y los alimentos sin elaborar", en cambio, "las partidas vinculadas al consumo de las familias, como servicios, bienes industriales o alimentos elaborados, siguen lastradas por el pulso del consumo". Es por ello que "contrasta tener una inflación general en el 1,4% y una inflación subyacente en el 0,2%", si bien, "no observamos presiones inflacionistas en el núcleo estable de precios y es previsible que el consumo empiece a recuperarse progresivamente", concluye Baliña.

 

En cuanto al diferencial entre la deuda pública española y la de referencia en Europa, la alemana, Sara Baliña, analista del departamento de mercados de Afi y codirectora del libro "España en contraste. Crecimiento económico. Vol. II, dice que “estamos lejos de aquellos máximos del 2009, cuando el diferencial entre el bono español y alemán a 10 años llegó a superar la cota de los 120 puntos básicos”, si bien, “tenemos un déficit del 11,2% del PIB, nuestro escenario de crecimiento no es favorable y una parte relevante del gasto público está comprometida por el hecho de tener una tasa de paro próxima al 19%”.

En el caso de Grecia apunta la experta que “se encuentra en niveles muy altos de deuda pero, más allá de este elevado déficit, tiene un escenario de crecimiento muy débil, unos intereses cada vez más altos y un desfase para poder generar ingresos que le permitan reducir los déficit en caso de no ajustar gasto”.

Además, según apunta Baliña, “en España puede existir un efecto contagio en función de cómo se resuelva la problemática griega”. Por ello, en Afi consideran importante “avanzar en la adopción de medidas de contención del gasto para transmitirle al mercado que las propuestas sobre la mesa son creíbles y factibles”.

“Los precios de la vivienda acumulan una caída del entorno del 13%”, observa la analista, lo que considera un porcentaje “relevante” pero, “si miramos la corrección de estos precios en EE.UU. o Reino Unido, que ha sido en torno al 30%, cabe esperar que el precio de la vivienda siga corrigiendo”. Aún así, Baliña recuerda que “conviene matizar los ajustes en cuanto a Comunidades Autónomas porque hay relativas divergencias de oferta y demanda y de expansión y ajuste del mercado inmobiliario”.

Sara Baliña comenta que “España ha sido la economía que más afectado ha visto su mercado de trabajo, con niveles de destrucción de empleo de 2 millones de habitantes en 2 años”. En la actualidad “nuestra tasa de paro está en máximos y las perspectivas no son demasiado positivas en el corto plazo”, si bien “el grueso del ajuste ya se ha producido”. Pero, “para lograr volver a generar empleo de forma sostenida y no puntual”, la experta considera que “es necesario ver una recuperación generalizada por sectores” y, también, “ver qué sucede en el sector servicios, ya que el empleo aquí está muy ligado al consumo”. En Afi vaticinan que “difícilmente en el 2010 se va a crear empleo. Las primeras creaciones las podríamos observar en el 2011”.



Además, Sara Baliña comenta que “la evolución de la tasa de paro está muy condicionada por lo que haga la población activa y, en este sentido, estamos observando correcciones por el desánimo y por la caída de la inmigración”. Por ello, “son menos los que están buscando trabajo y menos los que se van a ir al paro, lo que explicaría que probablemente no vivamos repuntes del desempleo”. Aún así, “la tasa de paro podría ubicarse en el 18% de aquí a 2011, en consonancia con la imposibilidad de volver en el corto plazo a registrar niveles de creación de empleo tan elevados como los años anteriores”, concluye la experta de Afi.