El pasado mes de julio, Aviva Gestión lanzó el fondo Aviva Retorno Absoluto. Un fondo de fondos que busca conseguir rentabilidades positivas absolutas en cualquier entorno de mercado. 
Esta semana tenemos reunión del BCE, no se espera nada al respecto pero ustedes en Aviva Gestión ¿esperan alguna sorpresa de esta reunión?
 
Nosotros no esperamos ninguna sorpresa aunque tampoco es nuestra labor predecir lo que vaya a decir Mario Draghi en la próxima reunión.
 
Esta semana hemos tenido declaraciones de Theresa May, tenemos el nombramiento de Donald Trump…y a lo largo del año procesos electorales en Europa. A un gestor de renta variable, ¿cuál le preocupa más?
 
A nivel global nos preocupa un sesgo hacia la no globalización. Hemos vivido décadas de globalización, que ha sido un proceso bastante bueno para las empresas a nivel global, y estamos atisbando que podría darse el escenario contrario yendo hacia un mayor proteccionismo.
 
Esto nos hace estar alerta y orientar el foco de inversión hacia inversiones más locales no tan afectadas por esa globalización y estar preparados para una mayor volatilidad, que per se no tiene que ser negativo sino que tenemos que verlo como oportunidades de inversión.
 
Hemos comenzado la etapa de publicación de resultados empresariales en EEUU y la próxima semana comenzarán en Europa y España. ¿Qué esperan de esta temporada?
 
Son ratificaciones de nuestro análisis de medio y largo plazo. Somos especialistas en Eurozona y España, creemos que no habrá sorpresas positivas y negativas. Hubo una rebaja de estimaciones a mediados del año pasado en los beneficios previstos, creemos que serán en línea o superiores y somos más positivos en España por el tema de la dinamización del consumo. El tercer trimestre podría ser positivo, los datos macro a nivel Europeo así lo avalan y las empresas responderán.
 
Con todas las políticas que ha tomado Mario Draghi hay un hecho evidente, que la renta fija no paga o paga muy poco. ¿Es posible en este entorno no sólo preservar el capital sino obtener rentabilidad?
 
En este entorno lo importante no es sólo que no podamos encontrar rentabilidad en la renta fija sino que en Aviva Gestión creemos que hay mucho riesgo para un inversor de renta fija tradicional porque la probabilidad de que los tipos suban está aumentando y, por tanto, la probabilidad de que los tenedores de bonos pierdan, también.
 
En este entorno estamos recomendando incluir en cartera estrategias de retorno absoluto. A finales de julio de 2016 sacamos el AVIVA Retorno absoluto como una necesidad de la propia gestora y de nuestros clientes porque es un activo que consideramos que debería estar en cualquier cartera mixta y porque en este entorno de tipos bajos o negativos es todavía más necesario.
 
 
El AVIVA Retorno Absoluto, ¿en qué consiste?
 
Nace como un fondo de fondos con objetivo de gestión de retorno absoluto. Busca conseguir rentabilidades positivas absolutas en cualquier entorno de mercado, es decir, no invierte porque creamos que los mercados, divisas o valores vayan a subir o bajar sino que intenta - a través de la diversificación, gestión del riesgo y el análisis fundamental- diversificar la cartera entre distintas fuertes de rentabilidad y que, combinados, consigan dar la rentabilidad que esperamos en distintos entornos de mercado.
 
Los productos de retorno absoluto son muy diferentes. El nuestro le hemos definido con objetivo de volatilidad no superior al 8% en períodos de máximos riesgo que queramos asumir y con rentabilidad objetivo de Euribor 12 meses + 225 puntos básicos.  Creemos que con esto tenemos un marco suficiente de actuación y un universo de posibles inversiones más que suficientes para preservar el capital y dar esta rentabilidad.
 
¿A qué perfil de inversor va dirigido?
 
Tanto a inversores particulares como institucionales.  Está muy demostrado que las estrategias de retorno absoluto mejoran los perfiles de rentabilidad-riesgo de cualquier cartera incluso de las más tradicionales que invierten en bonos o en renta variable.

Es un fondo que nació en julio de 2016 ¿Cuál es el estilo de inversión?  ¿En qué activos está invertido actualmente?
 
El proceso de inversión del fondo se argumenta en dos pilares fundamentales:
 
  •  – Gestión activa de las inversiones, que se realiza por el equipo de gestión de Aviva en España.
  •  – Criterios fundamentales y cuantitativos.
  •  
Estas inversiones se realizan tanto directamente en activos financieros o bien indirectamente, en aquellas zonas geográficas o activos donde no tenemos el expertise la delegamos en fondos de terceros. Hacemos un análisis exhaustivo de todas las inversiones y cuando agregamos fondos de terceros hacemos una due dilligence muy profunda de gestores y sus medios para realizar la gestión.
 
Y por último, el análisis y gestión del riesgo del fondo. No entrará nada en cartera que, por mucho que creamos que tenga sentido fundamental, no encaje en el perfil de riesgo que queremos para la misma. Y no sólo se modula qué entra y qué no entra si no en qué pesos y porcentajes.
 
Esto además se complementa con coberturas con instrumentos derivados que nos permiten modular la exposición que podemos tener a RV, RF o Divisas. Y además, intentamos cubrir riesgos de cola de manera que con la cobertura seamos capaces de preservar el capital.
 
Dicho todo esto, el AVIVA retorno absoluto invierte en 7 categorías:
 
Estrategia direccional, si un equipo de 12 gestores tenemos una convicción sobre una categoría, la tenemos.

Estrategia de retorno absoluto de renta fija, en la que casi siempre delegamos en gestores muy especializados de forma  flexible y global.

Fondos multiactivo, buscamos gestores que tengan experiencia suficiente con medios para invertir en todo tipo de activos de forma flexible. Estos gestores no buscan exposiciones direccionales sino relativas para minimizar el riesgo a equivocarnos.
Estrategias macro, divisas, comodities….
 
Se han marcado como objetivo no tener una volatilidad superior al 8% ¿cómo controlan la volatilidad del fondo?
 
Es una de las cosas más importantes y una característica que queremos transmitir y que domine en la gestión del fondo. Empezamos por una medición de la volatilidad ex ante, de decir, antes de que nada entre en cartera medimos cómo se comportaría la cartera en términos de rentabilidad –riesgo si incluimos esa inversión que, por el lado fundamental, nos parece interesante y cómo encajaría con el resto de activos que hay en la cartera. Si se solapa, no estamos consiguiendo esta diversificación por lo que o no la incluimos o deshacemos parte de la otra inversión para añadir esta de forma que no tengamos sesgos.
 
Una vez se pasa este filtro, también vemos cómo en simulaciones históricas se hubiera comportado la cartera ante eventos concretos como el Brexit, quiebra de Lehman o crisis griega para estar seguros de que en cualquier entorno de mercado la cartera se comportará dentro de los límites que nos hemos marcado y por supuesto, una vez que entra hacemos una doble medición de las correlaciones y diversificación a nivel agregado.
 
Para estos análisis es importante destacar que estresamos las volatilidad y correlaciones que tienen estos activos, lo peor que puede pasar es que todos los activos se comporten de igual manera porque como estamos buscando inversión relativa, perderíamos esa capacidad.
 
Si en los análisis ex ante vemos que la volatilidad es superior al riesgo que nos hemos marcado, inmediatamente reduciríamos el riesgo de la cartera pero no cuando pase, sino hoy, antes de que pase.

¿Cómo se ha comportado el fondo en los siete meses de vida?
 
Parte de las inversiones que hay en el Aviva retorno absoluto ya las teníamos en directo en otras carteras pero ahora las hemos aglutinado en una cartera. Y si bien hemos comenzado a andar con un perfil más tranquilo del que por mandato podríamos tener, se ha comportado bastante bien. En 2016 acabó con una rentabilidad superior del 1,5%, por encima del “bernchmark” de referencia  - Euribor a 12 meses - que fue del 0,67%. Pero además con una volatilidad muy baja. Es justo decir que la volatilidad general de los mercados es más baja de lo que consideramos que debería ser.