Paulo Pinto, consejero delegado de Dif Broker, señala directamente a Bélgica como la siguiente en caer, mientras que el rescate de nuestro país probablemente será cuestión de tiempo.

De momento, la que última en ser rescatada es Portugal. Nuestros vecinos que estos días reciben a una delegación del Fondo Monetario Internacional y la Unión Europea para fijar los ‘ceros’ del rescate. Paulo Pinto asegura que lo que “podemos esperar es el mismo guión que ha pasado con Grecia e Irlanda. Previsiblemente la mitad del PIB luso será rescatado, unos 90.000 euros, y llegadas las elecciones el paquete debería estar negociado”.

Sin embargo, discrepa de la opinión de la vicepresidenta Salgado cuando aseguraba aquello de que Portugal ejercía de dique para contener el contagio. “El rescate de Portugal no es un punto final. Es una repetición de lo que se ha visto con otros países como Grecia o Irlanda y probablemente el próximo será Bélgica y así por delante. Casi todos los países que están en las mismas condiciones llegará su turno.” Lo cierto es que la crisis política belga no cesa. Batir el récord de ser el país que más tiempo se ha mantenido sin gobierno no es sinónimo de buenas cuentas públicas pues “tiene una deuda muy elevada y es un país no muy grande. Y pienso que será el próximo”, remacha Paulo Pinto.

El movimiento de los mercados –con lo bueno y malo del asunto- se mueve, en ocasiones, como piezas de dominó. Todo está conectado. De ahí, afirma Pinto “todos están en la misma situación. Lo que viene pasando desde 2007 es un problema de deuda y lo que se ha hecho desde 2007 hasta hoy es poner deuda sobre deuda. Nada ha cambiado. En este tipo de crisis no se pueden ver las cosas de manera aislada. Si la deuda portuguesa está la mayoría en los bancos españoles, la deuda española está en otro país europeo y así sucesivamente.”

Y es que de nuevo se repite la misma secuencia. España “tiene mucha deuda también, tiene un problema de deuda pública, un 20% de paro, así que pensar en una mejora en el tiempo próximo creo que no va a acontecer. Pero fundamentalmente es un problema de confianza. Yo espero que se mantenga, con el soporte de las instituciones, y que no se pierda. Espero que el rescate no llegue a España, pero creo que es una cuestión de tiempo.” Aún así, “la situación de España no es particular, la tienen todos los países. Todos están con los mismos problemas, todos tienen los mismos síntomas con más o menos dinero.”

Más allá de nuestras fronteras, el BCE mantendrá su política de subir tipos de forma paulatina, en opinión de Pinto, “para atraer más capitales a la deuda.”

Mientras, un clásico de los últimos años, el precio del crudo se verá afectado por nuevas revueltas. Paulo Pinto apunta directamente a Arabia Saudí para el que “el mercado dice que es una cuestión de tiempo que comiencen las revueltas allí.”

Y, frente a la política seguida por Trichet de contención de las tensiones inflacionistas, la FED se mueve por libre. Y eso que para Paulo Pinto “la situación de Estados Unidos es la peor de todos los países. Pero su ventaja es que emiten la moneda de su propia deuda, es decir, ellos pueden imprimir papel para pagar su deuda. Estados Unidos tiene el mayor problema y mientras que no se resuelva, no podrá hacerse en el resto del mundo.” Y es que hay que tener en cuenta que la FED ha comprado el 70% de la deuda estadounidense.