Esta semana que comenzamos estamos pendientes de temas como el IPC de noviembre, además de los datos de la balanza comercial de EEUU, las ventas minoristas o la confianza del consumidor de Michigan, entre otros.

En relación al IPC, se está esperando que pueda pasar al 0,6% de un 0,9% habiendo una previsión del 0,7%. En lo que respecta al balanza comercial de EEUU está en un deficit con una cifra de -80 puntos 9.000 millones de dólares, que ha sobrepasado la previsión que era -80 puntos 5.000 millones. En las ventas minoristas hay un aspecto positivo porque hay una previsión de 1.2% pero hoy tenemos, según el dato actual, un 1.7% y en la anterior fue de 0.8%, por lo que tenemos nueve décimas en relación al dato anterior.

Los mercados están preocupados por aspectos como los datos de empleo: el viernes conocimos el dato de desempleo de noviembre que cayó al 4,2%. ¿Esto es un revés al crecimiento económico de EEUU?

Sí. Lógicamente es un revés y hay que recordar que a partir del segundo semestre de este año hay una ralentización o desaceleración de la economía en relación al primer semestre, algo que se puede ver con total claridad. En relación al dato de empleo, ha habido un frenazo en noviembre por el efecto combinado de la congestión de la cadena de suministro, el repunte de casos de Covid por la variante Delta y sólo se crearon 210.000 puestos de trabajo en relación a los 550.000 previstos por los analistas; y lo mismo ha sucedido en el sector privado que tampoco ha cubierto las expectativas y ha creado trabajo por debajo de lo que se preveía. Y todo eso implica un revés en relación al crecimiento del primer semestre. Pero no hay que olvidar que si se contrata menos gente, menos personas en edad de trabajar no tienen acceso a un puesto de trabajo, dejan de percibir un ingreso, hay menos poder adquisitivo, sus inversiones y compras caen y eso impide el dinamismo en la economía o un crecimiento económico. Además, destacar que el dato de desempleo de 4.2% viene a ser el más bajo desde marzo de 2020 cuando la pandemia paralizó la economía.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

Los mercados están también muy preocupados por los efectos que puede causar la nueva variante de Covid, Ómicron, sobre todo de cara a la Navidad. ¿Qué sectores se pueden ver más afectados?

Entre los sectores que se pueden ver más afectados destaca el sector servicios. Hay que recordar que cuando hay este tipo de situaciones que genera la pandemia se produce un corte en la cadena de suministros y cuando se corta la cadena de suministros se para en seco la economía, se paraliza la producción, la balanza de pagos, la generación de empleo, etc. Especialmente se verá afectado el sector servicios porque si hay nuevas restricciones sociales eso va a tener una gran perjuicio para el crecimiento económico y se verán golpeadas áreas como aerolíneas, viajes, hoteles, restaurantes.. los sectores de turismo y servicios.

Previsiones de inflación en EEUU y opción acerca de la declaración de Powell acerca de la aceleración de la reducción de la compra de bonos para la reunión del 15 de diciembre del banco central.

Respecto a la inflación que tiene EEUU en este año acumulada hasta noviembre es alta, 6.2%, la más alta en los últimos 31 años y lo que ya se dice, y que es una certeza casi absoluta, es que esta inflación va a conllevar a una estanflación. Pero la estanflación es una situación donde el crecimiento económico de un país es bajo y la inflación es alta, y en EEUU para entrar en ella se tiene que tomar como referencia la media de los diez últimos años respecto a inflación que es un 3%, es decir, en términos interanuales, esta inflación tendría que estar sobre el 3%.

Por otro lado, la medida que está tomando la Fed respecto a la compra de bonos supone tres cuestiones. En primer lugar, eliminar un primer pilar de la política monetaria expansiva de emergencia introducida en marzo de 2020 para proteger la economía de la pandemia; debemos recordar que esa medida de la Fed fue de flexibilización cuantitativa para reducir las tasas de interés a largo plazo, mantener las condiciones financieras expansivas y estimular la demanda desde el inicio de la pandemia del año pasando; sin olvidar que la Fed compra mensualmente 80.000 millones de dólares en bonos y 40.000 millones de dólares en otros activos respaldados por hipoteca y eso ya se tiene planificado en su reducción de manera que se va a concluir en junio de 2022. La segunda cuestión es que la economía se está encaminando por un crecimiento mucho más rápido y no se necesita tener medidas extremas como esta, porque de mantenerlo va a ser perjudicial en vez de beneficioso, y esto es un indicio de que la Fed está considerando que la economía de EEUU pueda mantenerse por sí misma y ya está fuerte. Y una tercera cuestión que nos brindará las medidas de la Fed es que están tratando de poner unas condiciones de subir la tasa de interés, que hoy rodea el 0% y 0.25%, el próximos año en caso de que la inflación sigue siendo persistentemente alta.