Cada vez con más frecuencia surgen “escándalos" en entidades financieras y empresas de todo tipo, pero siempre significativas en todos los sectores
Hoy en día es imposible mejorar aquello que no se puede medir o evaluar y para ello cobran cada vez más importancia las empresas auditoras y de evaluación de riesgos, que cada vez son más necesarias en los mercados para que los inversores puedan tener una guía a la cual seguir, aun a pesar de las connivencias, errores y demás maquinaciones de las susodichas empresas, no paran de surgir continuamente noticias escandalosas de connivencias que no hunden su credibilidad porque todo el mercado se aferra a sus dictámenes necesariamente.

La ultima que sale a la palestra es la auditora de la Cam durante los últimos 20 años, auditorias limpias sin ninguna pega de cara a la galería, para ello cobró casi 1,5 millones de euros por este y otros trabajos anexos en 2010, la connivencia cuesta dinero.

A diferencia de la CCM y Caja sur,  cuyas auditoras Ernest Young y Deloitte respectivamente sí se negaron a firmar las cuentas del 2008 en el caso de CCM y advirtieron en el caso de Caja Sur; KPMG si las firmó no advirtió nada de nada. Sin embargo, el Banco de España sí lo sabía y tampoco advirtió nada.

También hay que ver la función,  la gestión del Gobierno Corporativo y el departamento de auditoría interna, ¿Dónde estaban? Viendo este estado de cosas, ¿qué opinión tenían los Srs. José Ramón Avilés y José Manuel Unció- como responsables de este departamento y de gestión, como Presidente y Vicepresidente?. El Sr. Juan Bernal Roldán, responsable de inversiones ¿qué tiene que decir de esto? Y sobre todo, el Sr Roberto López Abad conjuntamente con el presidente Sr. Crespo. Nadie se responsabiliza de nada y el único que paga es el ciudadano (el Sr. Abad se llevo 3,5MM de euros de indemnización)

Gestores con ansias de poder, políticos que literalmente esquilmaban las cuentas ( véase el caso de Crespo y otros que asistían a reuniones fantasma en las que cobraban por ello más de quince mil euros).En fin, este estado de caos solamente tiene un fin:  el ocurrido. No obstante, ¿qué función o responsabilidad tiene el Banco de España, conocedor de la situación desde hace mucho tiempo? ¿Por qué no actuó antes a la vista del estado de cosas existentes y conocidas? Nunca lo sabremos y nunca se le obligará a declararlo. Están en el órgano cleptocrático del poder y nunca se les exige responsabilidades por los errores cometidos.

Creo que es hora de exigir, no pedir responsabilidades. ¿Por qué la auditoría hizo oídos sordos y ojos ciegos a lo que veía? Porque si encima no lo vió no son dignos de auditar. ¿Qué garantías podemos tener con este tipo de empresas en las cuáles depositamos nuestra confianza? Pocas. ¿Qué sanciones puede tener esta auditora? Casi ninguna- ¿Qué pasa con las empresas que está auditando?¿Qué valor tienen si se prestna a lo ocurrido en la CAM? ¿De qué nos podemos fiar? Está claro que estos desvaríos los pagamos todos. Los errores del Banco de España, de la auditoría y del Consejo de Administración. El dinero invertido que debía aplicarse a otros menesteres se dedica a cubrir los errores de este grupo de personas y empresas que se salen de rositas en nuestro sistema penal.

Sabemos que la sociedad empieza a cambiar cuando siente fuertemente que debe hacerlo para sobrevivir. Los primeros síntomas ya están en la calle.

¿Cómo puede ser que la CAM mintiera a la CNMV un día después de publicado el Test de Estrés indicando que con sus provisiones genéricas superaba el test y la comisión lo consintiera? Siete días después, la CAM es intervenida y necesita 2.800 millones. ¿Cómo es posible que la CNMV dejara mentir descaradamente a la CAM dando una información falta a inversores y clientes sin que nadie hiciera nada? ¿Qué repercusiones penales puede tener este estado de cosas? De momento, ninguna. Y dudo que las haya. La intervención está haciendo su labor y los únicos perjudicados son las pymes, empresarios y autónomos necesitados de capital para seguir funcionando. 

Es más fácil dar opinión que tomar decisiones, pero la opinión pública debería de saber los intereses de todos aquellos que presionaron o llevaron a error al resto de los ciudadanos.

RAFAEL MONTAVA MOLINA
Consultor de Empresas
rafaelmontava@hotmailcom